La vida se vá muy rápido, cuando se termine quiero que mi cuerpo transmita miles de aventuras.

Esta es una frase que me gusta, que de cierta manera se ha vuelto en un tipo de mantra para mi y que se puede tomar de una manera tan literal que cada vez entiendo mejor a algunas personas que admiro. Algunos han sido catalogados como genios por su forma de pensar o de vivir y cada vez me queda mas claro que no había ninguna genialidad en ellos, simplemente una pasión obsesiva casi enfermiza por hacer realidad algo que solo ellos entendían y que los mas cercanos veían imposible. Creo que muchas veces he pasado por ese estado, es algo que solamente en tu cabeza tiene vida y te lleva al grado de poder “viajarte” sin ninguna otra droga externa, solo la mas fuerte, la imaginación.

Desde que tengo memoria siempre he tenido ese “talento” de meterme en broncas existenciales y terrenales por andar queriendo correr antes de caminar, ahora que he pensado en eso me doy cuenta de que muchas, en realidad un chingo de frustraciones y cagadas que me he ganado han sido totalmente evitables, solamente necesitaban un poco de pensamiento crítico, pero por andar de ocurrente y de intenso, caigo una y otra vez, y a pesar de todo, ese estilo de vida me hace sentir mejor conmigo mismo y creo que dificilmente podria funcionar o dejaría de ser yo, si lo dejara de lado.

¿Y ésto es bueno? No sé, creo que depende..

Creo que el obsesionarte con algo puede ser mal visto e incluso criticado, pero a su vez es la única forma en la que puedes intentar cosas nuevas y en una de esas crear algo que no existe, hablo de verdaderos retos, esos que realmente parecen inalcanzables, cuando se los dices a alguien más, incluso a ti mismo.

Tengo que decirte que vivir así tiene unos altibajos muy fuertes, cuando todo va bien vives en un estado de trance que parece casi imposible que sea real, pero cuando la torre de naipes se derrumba necesitas tener un estómago de acero y una via de escape (que en mi caso es el ejercicio) que te ayude a aguantar y mantenerte en ese estado por largos, muy largos, periodos de tiempo, el tiempo que las ideas nuevas tardan en madurar, incubarse, materializarse, fallar, fallar, fallar y quizás, si aguantas lo suficiente hacerlo funcionar otra vez. Necesitas una inversión enorme, una que vas mas allá del dinero y el tiempo, eso es lo fácil, lo complicado es tener una carga de inversión emocional lo bastante elevada para que te permita aguantar el tiempo que se requiere materializar una idea.

Escribir esto no es con la intención de desmotivarte, todo lo contrario es para que te avientes, te atrevas a hacer eso que tanto quieres, pero que estés consicente de que puede tomar un poco mas de lo que planeas, y que nadie, por muy experto que sea te va a saber decir cuanto es lo que debes aguantar.

Aqui lo importante es considerar 3 cosas: Hazlo para ti, hazlo por diversión y hazlo gratis. Si uno de esos 3 factores no te cuadra o te parece absurdo, es porque seguramente no lo deseas tanto como crees y en realidad no te apasiona como creías.

Muy probablemente en algún momento habrá una recompensa del tamaño de tu paciencia, pero mientras eso sucede tendrás que continuar dia a dia con una incertidumbre gigantesca y aguantando muchas opiniones no solicitadas sobre tus decisiones.

No importa la edad que tengas, aún hay tiempo. No importa que no tengas nada para empezar, lo puedes conseguir y sobre todo no importa que no tengas ni la mas remota de cual es el primer paso, arranca como puedas, ya en el camino iras aprendiendo.

No se si esto funciona, yo sigo en ese camino. Aguantando, disfrutando e invirtiendo. Solo para poder seguir dándome ese viaje que solo tiene un pasajero y en donde el destino aún es incierto.

#VidaUltra

Anuncios

Expresarte y llegar a miles de personas nunca había sido tan fácil.

Hace siglos era exclusivo de filósofos y emperadores, después grandes literatos y poetas, pasando por científicos, empresarios, caudillos, hasta llegar a nuestros dias donde todos, literalmente, podemos compartir nuestras ideas por medio del canal, medio de expresión y estilo que mas nos guste y ser visto por miles, quizás millones.

Es tanto y tan fácil que se ha diluído, hoy se ha vuelto extremadamente sencillo decir, sin hacer, y el mérito no siempre lo tiene quien lo merece.

Siendo honesto, no se donde estoy parado, porque son tantas cosas las que me he propuesto y he logrado que por momentos el ego se me infla y me hace sentir una persona de acción, no hablo de un agente secreto luchando para salvar el mundo, sino de alguien que cuando se ha determinado a actuar para conseguir algo lo ha logrado.

Pero es justo después de ese ego inflado que me hace sentir poderoso, cuando pienso en todo lo que he dejado de hacer, en todos los planes que tengo y de los dias, meses o años que éstos permanecen en un “bucket list”, ahi me doy cuenta que sigo siendo tan normal y tan limitado como todos los seres vivos, porque ni tú, yo o las personas mas poderosas que dirigen este planeta, podemos comprar tiempo, todos tenemos el mismo y cada quien saber como lo aprovecha. Muchos, la gran mayoría dirá que si no vas a ser el mejor en algo, no lo hagas, y es justo esa forma de pensar la que los mantiene inactivos, esperando un momento perfecto que nunca llegará, pero que siempre será la justficación perfecta para vivir (y morir) esperando.

Es entonces donde entra la razón en mi y me dice que si, que todo se puede, pero con calma y a su tiempo, y es en esa eterna lucha entre mi cerebro y mis emociones en la que vivo cada segundo de mi existencia. En la que por instantes me pregunto si realmente algún dia valdrá la pena o quizás debería tomarme la vida con mas calma. Y siempre, de una manera u otra, termino llegando a la misma reflexión.

¡Este cuerpo lo tienes prestado y la vida se va en chinga, acábatelos!

A mi me sirve, una y otra vez, a veces mas de una vez al dia, sin importar lo que esté haciendo, me entra esa sensación de urgencia y actúo sobre mis planes, tan ambiciosos y fuera de la realidad que es posible que nunca se logren, pero si llego a la mitad aún así estaré mucho mejor y más satisfecho de lo que estoy hoy.

No soy literato, ni filósofo, pero si alguien que piensa y actúa. Si algo puedo compartir de lo que he aprendido es que no dejes nada, sin miedo acábate la vida, exprime tu cuerpo, llévate a donde solo tus ambiciones te pueden llevar, quizas te exijas tanto que dures menos tiempo que los cautelosos, pero te puedo asegurar que vivirás más, mucho mas.

Mike

#VidaUltra

Ya pasó prácticamente un mes, el trabajo, las ocupaciones diarias y proyectos nuevos que me absorben no me habían permitido darme el tiempo de redactar estas lineas. Para mi lo mas importante era transmitir la escencia del Ultra, lo cuál pude hacer en el post anterior, el hecho de contar mi historia y como viví el dia de cierre de esta competencia habla más de mi y pues al final no es tan importante. Tanto así que solo 2 personas me han preguntado por esta publicación, así que por respeto a ustedes que me leen y para dar por terminada esta reseña, vamos a ello.

El dia 3 generalmente suele ser un día que me inspira mucho respeto, creo que es el dia en donde mas gente he visto sufrir y quebrarse, donde mas lágrimas se generan y ¿porqué no decirlo? donde muchos se lesionan, en el afán de terminar la competencia y superar el reto deciden llevar su cuerpo mas allá del dolor sin importar que conscientemente sepamos que esto implicará faltarnos un poco el respeto por unos segundos de ego incontrolable.

El hecho de saber que correría 30 km menos de lo “normal” me hacía sentir un poco mas seguro y con la confianza de arriesgarlo todo, nadie lo sabía, pero unas semanas antes en un entrenamiento pisé la rama de un árbol y eso me generó una lesión de fascitis/tendón de aquiles que aunque era mínima y no me afectaba hasta el momento a la hora de correr, mi cuerpo se encargaba de recordarme ese malestar ocasionalmente, quizás para pedirme que no lo hiciera sufrir, pobre iluso.

Adicional a esto tenía encima la presion de saber que el calor, la humedad y yo no somos precisamente buenos amigos, digamos que sabemos que nos caemos mal pero nos hemos aprendido a tolerar, y pues ya después de 2 dias de estar viéndonos frente a frente, sabía que hoy no habría tregua, era todo o nada y con esa actitud salí a a linea de arranque. Confieso que tenía miedo, mucho mas del normal, no se si sea cuestión psicológica o mi cuerpo realmente tiene un problema térmico pero nada me hace sufrir más que el calor húmedo y sabía que estaba a punto de meterme al mismísimo temazcal del infierno.

Llegó la hora del arranque y todos seguiamos entre pláticas fotos y risas nerviosas, cada minuto era valioso para mi, entre mas pudiera ganarle al sol y al calor menos sería la tortura, no veía la hora en la que se diera el disparo de salida y esos pocos minutos de retraso se me hicieron eternos.

Por fin, arrancamos, no llevaba ni 100 metros cuando podía sentir que el aire que se supone que te da de frente en una carrera y te refresca no existía, Cozumel ya estaba poniéndose cachondito y eso que los rayos del sol apenas y se veían entre las calles del centro de la ciudad.

Arrancando

¿Mi estrategia? -No te midas en el arranque y chíngate todo lo que traigas-

Jamás recomendaría esto y yo mismo jamás lo haría en otras circunstancias, sé que siempre me funciona bien ir de menos a más, sin embargo sabía que el enfrentarme al calor era inevitable y en esta ocasión mi enfoque era en avanzar lo más que se pudiera hasta que el sol hiciera de las suyas. Si arrancaba lento de igual manera el sol me iba a joder y estaría mas lejos del final, así que si podía aguantar al menos 25 km a un ritmo 2-3 fuerte y con un buen tiempo, ya los otros 25 los podría sacar aunque fuera arrastrándome, no era la intención pero prefería dejar ese colchón.

Arranqué en un ritmo que yo sentía cómodo pero mas rápido de lo que lo haría en circunstancias normales, tan así que delante de mi solamente iba Luis, quien era un gran corredor y quedó en 2 lugar general y a mi lado a Jorge, quien fué el campeón indiscutible de la competencia, ya el poder ir a su ritmo sintiéndome “cómodo” me daba confianza y solo esperaba poder aguantar así al menos 2 vueltas.

La primera sin problema se pudo, incluso se me hizo muy rápida, sin embargo apenas comenzaba la segunda cuando el calor ya empezaba a subir y el sol ya comenzaba a subir y a pegar de mi lado derecho, recuerdo perfectamente como lo sentía cada que me daba de lleno y no había un edificio o palmera que ayudara a dar sombra.

A pesar de la incomodidad, la 2a vuelta aún así se logró sin mayor dificultad y de ir en 2o ya había perdido unos 3 lugares, lo cuál creo que era un buen indicador de que todos aún íbamos “parejos”.

Muriendo de calor

Apenas comenzaba la 3a vuelta cuando ya jalar aire me costaba trabajo, esa sensación de querer respirar profundo y sentir caliente el aire que entra a tus pulmones me desagrada mucho y en este momento ya era constante. Fué en este momento en el que comencé a enfriarme en cada abastecimiento, no podía permitirme llegar al golpe de calor, así que desde el 1er abastecimiento me dí un baño completo de agua helada, hidratación a full, hielos en la gorra y a darle hasta el siguiente. A esa hora del dia todavía la brisa en conjunto con la ropa mojada ayudaba a refrescar y duraba al menos un par de minutos con la sensación de frio, si lograba mantener esta sensacion de puesto en puesto no sería tan dificil la carrera como imaginé al principio.

Todavía esa 3er ida la pude sacar relativamente bien, sin embargo fué en retorno donde sentí el primer bajón, el calor y el cansancio se juntaron en un mismo momento y después del baño de agua helada me costó trabajo volver a correr y tuve que caminar por primera vez, fueron solo un par de minutos pero suficiente para que mas competidores comenzaran a pasarme. Al menos había logrado mantenerme en “mood competencia” durante 30 Km. ya los 20 que faltaban serían en piloto automático y hasta donde diera el cuerpo.

Siempre hay tiemo para bailar thriller a pesar del cansancio

El regreso de esa 3a vuelta fué dificil, el calor ya me estaba tratando muy mal y además comenzaba a sentir dolor en el tendón de aquiles, no lo había sentido hasta ese momento, pero creo que el hecho de estarme mojando tanto hizo que me ampollara y eso a su vez me hizo correr apoyando mal para compenar la incomodidad, y si le sumamos que ya venía medio tocado de ese pie, pues fué una receta para el caos que ni mandada a hacer.

A pesar de que ya venía medio madreado todavía llegue al retorno para comenzar la última vuelta con bastante actitud para pasarla bien, si de por si ya estaba sufriendo lo menos que podía hacer era poner buena cara, darme el lujo de sufrir en serio y disfrutar cada punzada de dolor, cada respiro de aire caliente y cada segundo de masoquismo puro y legítimo. Una dosis más de #VidaUltra a este cuerpo magullado.

Esta última vuelta fué una verdadera gozada, si, sufrí un chingo, cada paso me dolía mas el tendón, el sol estaba en su punto mas alto y no había ninguna sombra en la cual esconderse ni un segundo de él y aunque de piernas y de condición todavía tenía para continuar por horas, la insolación ya hacía que la cabeza me comenzara a traicionar, sabía que era imposible desertar ya que de hacerlo, de cualquiera manera tenía que cumplir con toda la ruta caminando para llegar a la meta, así que solo era cuestión de si seguir intentando correr, aunque sea por tramos, o definitivamente tiraba la toalla y caminaba los últimos kilómetros. Al final pude continuar caminando y corriendo intermitentemente, en ocasiones platicando con otros atletas y buscando siempre el próximo abastecimiento para poder refrescarme un poco y seguir avanzando.

Por fin estaba a menos de 1km de la meta, el dolor del tendón ya era molesto, pero y no importaba, aunque fué en ese momento que voltee a ver mi pie y mi tobillo ya estaba muy inflamado, el dolor no era tanto para como se veía, pero ya sabía que solo venía un periodo de recuperación, este Ultra ya lo tenía en la bolsa.

Pude trotar los últimos metros e incluso bajar el ritmo ya que venía solo unos metros atras de Lore y la ventaja de estos Ultras es que cada uno de nosotros puede tener una entrada triunfal individual y hasta con música personalizada, y quería que ella tuviera la suya sin prisas.

Por fin llegué a la meta y creo que nunca había disfrutado tanto un cruce, era una sensación rara, porque todavía tenía energía para continuar mucho más tiempo, pero al mismo tiempo estaba destrozado, tomé el listón y lo disfruté como pocas cosas se difrutan en la vida.

Fué raro, porque en lugar de que la música sonara, todos guardaron silencio, no sabía que pasaba, como si mi llegada les hubiera dado hueva o me estuvieran haciendo la ley del hielo. Ya después se acercó Van a darme el teléfono y era Anahi, que en esta ocasión, por primera vez, no pudo acompañarme, encontró la manera de estar ,como siempre, a mi lado en la meta. Neta que no sé que hice bien en otra vida para merecérmela. (Si estás leyendo esto, te amo un chingo).

Another one bites the dust

Después de hablar con ella y con mis hijos, por fin me doy cuenta de que una vez más se logró el objetivo, terminar una carrera que moría de ganas por hacer y que a pesar de que estuve a punto de ni siquiera arrancarla, el universo me dió la oportunidad de, nuevamente, tener 3 dias para vaciarme totalmente de cualquier excusa que tuviera y llenarme de esa energía pura que solo el esfuerzo físico y el amor por hacer lo que te apasiona te puede dar.

#VidaUltra

Mike

“I get by with a little help from my friends…” -Lenon-

Suelo escribir y leer muchas reseñas relacionadas con el triatlón, además de que es algo que disfruto, es inevitable por obvias razones. Algo que comunmente noto es que muchos de los atletas van(mos) tan metidos en lo nuestro y quizás por el saber que estás pagando por algo, no notas la enorme cantidad de trabajo y esfuerzo que hay detrás de cada evento, por pequeño o grande que sea.

Por suerte (y por metiche) he tenido la gran fortuna de conocer todo lo que hay detrás de la organización de algunos eventos, principalmente en los de la marca UltraMX, desde el 1er año, un evento que nació como un gigantesco sueño en la cabeza de 2 chamacos (con todo respeto) y que con puras ganas y una pasión desmedida por este hermoso deporte han logrado escalar a lo que hoy ya es un evento conocido internacionalmente.

Gracias a esto me he vuelto muy sensible de poder observar y entender el trabajo que cada una de las personas que hacen que a nosotros como atletas no nos falte nada, he podido entender que siempre, sin importar el tamaño del evento habrá errores, porque hay seres humanos tan imperfectos como uno mismo y que habrá “milagros” realizados por el staff y los voluntarios para satisfacer nuestros berriches que generalmente serán ignorados y pasados por alto.

Este UltraM355 no fué la excepción, tuve la suerte de que nuevamente me permitieran involucrarme un poco detrás de bastidores y al día de hoy no dejo de estar sorprendido del gran trabajo, casi sobre humano, que realizó todo el staff para sacar adelante este evento con todo tipo de recursos extremadamente limitados, en el que las responsabilidades eran cruzadas ya que todos hacían mas del 300% de tus actividades por el puro compromiso de hacer que nuestra experiencia como atletas fuera excepcional.

Quiero agradecer a Susy que con sus manos mágicas durante 3 dias se dividió en 100 para atender los calambres, contracturas y achaques de mas de 20 atletas para poder tener un 100% de finishers. Ustedes quizás no lo notan, pero estoy seguro que muy pocos podrian aguantar a mas tantos atletas cansados y quejumbrosos 3 dias seguidos, eso requiere talento y Susy lo tiene.

Erik Vidal, Juanito Project, y Eduardo Badillo que aunque sé que tenían responsabilidades específicas, dieron mucho más, durmiendo muy pocas horas al dia para garantizar que toda la logística, toma de tiempos, abastecimientos, apoyo en ruta, fotos, video, special needs y 100 cosas mas salieran como se esperaba, y en la gran mayoría, lograron mucho más.

Los voluntarios son piezas clave que pocos valoran y que sin su apoyo prácticamente ningún evento existiría, niños y adultos que aguantan muchas horas bajo el sol, siempre con una sonrisa y la actitud al 100% y un compromiso total para que los atletas no desfallezcamos en el intento, Quiero dar un agradecimiento especial a Oswaldo, Vadí y Sam, quienes durante los 3 dias mostraron una disposición tal que hoy estoy seguro que sin ellos no hubiera podido terminar, mas allá del agua helada y hielos que siempre tenían listos para mis empapadas constantes para calmar el calor, eran sus palabras de ánimo y sus miradas de admiración las que no me permitián defraudarlos, se la super rifaron.

Y quienes al final lograron armar toda esta orquesta para que nos tocara el mejor son, Van Sanchez, Cesar Lopez y Judith Rojas, los directores de carrera, esos “chamacos” soñadores que siguen rompiendo esquemas y demostrando que no hay herramienta mas grande ni recurso mas efectivo que el amor desmedido por lo que haces. Son dignos de admiración, ya quisiéramos muchos emprendedores tener ese nivel de talento y sobre todo, haberlo desarollado a esa corta edad.

Creo que cualquier reconocimiento que se pueda hacer a todo este equipo se queda corto, pero si tu formas parte de él y lees esto quiero agradecerte por brindarme una de las mejores experiencias de mi vida, lleno de recuerdos que dificilmente serán reemplazados, ya que ayudaste a crear la 1a generación de atletas UltraMX355, y no importa lo que pase más adelante, esto ya hizo historia.

¡Gracias!

MIKE

#VidaUltra

“Seguir cuando crees que no puedes más es lo que te hace diferente a los demás.” -Rocky Balboa-

Después de una buena convivencia en la meta y ver el nivel de atletas con los que me estaba enfrentando, cambió totalmente mi mentalidad y mi estrategia, así que el día 2 tendría que aprovechar el poco tiempo que teníamos sin sol y con el viento “tranquilo” para que la 2ª vuelta saliera con puro corazón y si de algo servía, esperar que la experiencia que he ganado me sirviera de algo. En esta ocasión la salida era individual por lo que era un poco mas “fácil” ubicar que tan bien o mal iba y así podía ser mas conservador, una vez mas creo que no fui el único que pensó así, pude notar en la 1ª vuelta que, a excepción de los punteros que iban a tope, el resto íbamos a un ritmo similar, bastante controlado y así como algunos me pasaban, durante muchos kilómetros se mantenían a la vista a un ritmo similar al mio y de igual manera los que iban detras de mi. Prácticamente en los retornos y abastecimientos era donde se daban los rebases, pero al menos durante 100 km vi que todo se mantuvo constante.

Arranque en modo TT

Lo que si era evidente era que los punteros cada vez se separaban mas, era impresionante ver la velocidad que mantenían a pesar de que el calor y el aire cada vez se ponían mas rudos. No hice ni el mas mínimo intento por acelerar o recortar la distancia, no tenía ningún caso, además cualquier ayuda que le pudiera dejar a mi cuerpo para enfrentar los 50Km que faltaban de carrera en el 3er dia era bastante buena.

La primera vuelta pasó sin complicaciones, podría decir que incluso fue aburrida, solo aguantando el ritmo disfrutando el paisaje, el aire que aunque estaba fuerte desde el inicio aún no era tan caliente, y por ratos si pude darme el gusto de desconectarme de cualquier otra cosa que no fuera “el momento y el lugar” en el que estaba, un momento muy zen, de paz y equilibrio, como pocas veces me puedo dar el lujo de disfrutar en ésta etapa de mi vida, nada que ver con el dia anterior donde de pronto me sorprendía pensando en impuestos mientras pedaleaba, si, así de patético.

Una vez que terminé la 1er vuelta y llegué al retorno era momento de recargar energía, nutrición, agua y arrancar un poco mas fuerte, me estresó un poco el hecho de que llegué con la intención de hacer un abastecimiento lo mas rápido posible y no encontraban mi bolsa de special needs, no podía irme sin hacer esa recarga, ya que ahi llevaba la nutrición estratégica que iba a necesitar. por un momento pensé que nunca iba a aparecer y ya estaba calculando si con lo que traía iba a ser suficiente, afortunadamente si apareció y volvió la calma.

Todavía gozándola

Baño de agua helada, nutrición, lista, mente lista, y arrancamos por otros 90K de pura gozada, en este tramo creo que pasé y me pasaron varias veces, evitaba al máximo engancharme y acelerar, simplemente me iba al mejor ritmo que las piernas y el aire me permitían, tenia que llegar al retorno aún sintiéndome fresco para que, ahora si, de regreso poder dejarme ir como gorda en tobogán. El calor ya no me dejó disfrutar este tramo como la 1a vuelta, el calor y yo nunca hemos sido buenos amigos, (se los dice alguien que entrenando a 10°c ha sufrido golpe de calor por ir demasiado abrigado), en el abastecimiento intermedio tuve que parar a darme otro baño de agua helada, lo bueno es que los voluntarios de ese puesto ya me conocían y sabían lo que quería y en cuanto llegaba ya tenían todo listo para empaparme, paré apenas unos segundos y aún así fue suficiente para ser rebasado un par de veces mas, pero definitivamente prefería eso a malviajarme si la temperatura hacía de las suyas. Se me hizo muy rápida la llegada al retorno, a pesar del viento que ya estaba mas fuerte, creo que iba mas rápido, una vez mas hice un abastecimiento total, cambio de ánforas que dejé preparadas en special needs, baño total de agua y arrancamos de regreso!

A punto de empezar la 2a vuelta

Ibamos como 4 o 5 en “persecución”, quizás era alucinación mia, pero sentía que si había cierta competencia entre nosotros, divertida y de cuates, pero competencia a final de cuentas. Me siento tan fresco que por ratos me puedo dar el lujo de acelerar para ver si me separaba del grupo, un par de veces fué parejo, de repente me la aplicaron y recibí un par de rebases que preferí no responder, no era el momento, segúi a mi ritmo, quería regresar a la zona de manglar para comenzar a cerrar, los últimos 20Km iban a ser decisivos y quería poder mantenerme.

Una vez llegando ahi, me fuí con todo, sin voltear a ver si alguien me seguía y con el único objetivo de rescatar los minutos que fueran posibles, siento que traigo un buen ritmo, lo voy disfrutando al máximo y voy viendo en la computadora como cada vez el mapa me acerca más al anhelado punto verde para terminar la etapa del dia, un par de veces volteo y no veo a nadie ni siquiera a lo lejos, de igual manera no alcanzo a ver a nadie al frente, siento que todos estamos aplicando la misma estrategia y mientras nadie se queme todos llegaremos parejos. Faltaban aprox. 12 km cuando bajo el ritmo para sacar una última pastilla de sal cuando de pronto me pasa Aldo hecho la madre. Fuck! me la aplicó, y no estoy seguro pero creo que todavía me echó porras como queriendo decir “ya te chingué”, trato de responder pero apenas dí 2 pedaleadas y ya se me había ido, ni hablar, no había de otras mas que volver a apretar para ya terminar de una vez por todas. Paso por el último abastecimiento y apenas logré agarrar la botella, un sorbo, último baño de agua fria y a darle hasta que las piernas chillen, y aunque creo que si iban chillando, por fin logre llegar a una zona de curvas donde se hace interminable porque sabes que estás por llegar a la meta pero cada que crees que va a aparecer, siempre seguía faltando un poco mas.

Se logró el dia 2

Por fin a lo lejos alcanzo a escuchar la música y descanso, se había terminado esta madrina. Satisfecho por quedar realmente vacio, creo que no hubiera aguantado 1km más a ese ritmo, acalorado, agitado como se debe, lo había dejado todo y eso me era suficiente. Me recibe Jack Sparrow en la meta y todo vuelve a la calma, pero solo unos segundos… el aquí y el ahora se van a la fregada, no puedo evitar pensar que al dia siguiente ese mismo calor me acompañaría para correr 50km.

Mike

#VidaUltra