Pues ya estaba aquí y todo habia comenzado, lo primero que pasó por mi mente al meterme al agua fué que no sentí ningún choque térmico como regularmente ocurría, el agua podía considerarse apenas fria. En esta carrera nunca he tenido problemas de hipotermia ni me ha afectado, sin embargo siempre suele sentirse una baja temperatura, y ahora, después de casi terminar la 1er vuelta tenía la certeza de que en esta ocasión no habría problemas para nadie por este factor, efectivamente así fue.

Mi plan fué salir cada 4 vueltas, es decir, solamente saldría 2 veces a comer e hidratarme, la 1a vez la sentí relativamente rápido y aunque no tenía hambre ni sed, cumplí con el plan para no comenzar a alterar la estrategia, para cuando estaba por la 7a vuelta, una antes de salir, ya empezaba a tener hambre, así que sabía que esta siguiente salida era clave y tenía que salir y alimentarme bien para no tener problemas más adelante. La etapa de la natación pasó sin ninguna relevancia, era simplemente tema de nadar, mantenerse constante y disfrutar, incluso en las últimas vueltas, ya teniendo el sol sobre nosotros, sentía que el neopreno se calentaba y me empezó a dar mucho calor,

Por fin salí del agua, fuí a transición y para mi sorpresa, aunque todavía había bicis, si eran menos de las que esperaba, no había salido tan mal en tiempo, me dijeron que la mayoría traíamos un nivel bastante promedio y parejo y a excepción de los punteros que ya llevaban mas de una hora en la bicicleta, los que no tenemos branquias ni escamas salimos bastante parejos, pero aún así, fuí de los últimos del grupo.

La transición fué rápida, tardé mas secándome para poder cambiarme de ropa que en lo demás, tan pronto como pude tomé mi bici y salí con el objetivo de recuperar al menos una posición, me sentía fuerte y sabía que en este dia es una bici muy rápida y relativamente sencilla, así que si me iba a arriesgar hoy era el dia. La emoción pasó muy pronto, todavía no llevaba ni 10K cuando mi tubular trasero explotó, literal.

Me dió un poco de coraje, pero traté de tomarlo con calma, por la forma en la que tronó era seguro que la pinchadura era muy grande y no había forma de que se fuera a sellar solo con el líquido que traía, asi que directamente procedimos al cambio de rueda, mi primer error fué no prestarle atención a las ruedas de refacción que traía y venían desinfladas, lo que debió ser un cambio rápido nos tomó poco mas de 5 minutos, incluso creo que alguien me pasó en ese momento, ni hablar, había que subirse y seguirle dando.

Realmente no recuerdo mucho de la ruta ese dia, quería simplemente llegar al retorno lo mas pronto posible, así que estaba enfocado en eso y me la llevé rápido y sin paradas adicionales ni complicaciones, cuando me di cuenta ya estaba casi coronando la bufa, y aunque si me di cuenta que muchos, los mejores nadadores, ya iban de regreso cuando yo apenas iba subiendo aún así iba con ganas de hacer chillar las piernas. Había pasado por demasiadas cosas este año para poder estár aqui y venía a divertirme, disfrutarlo y convertir cualquier coraje que pudiera tener en watts.

Mi crew venía super animado, poniendo buenas rolas en la subida y echando cotorreo, yo como me sentía super fresco sentí que subí bastante rápido y sin sufrir, o al menos era un sufrimiento “rico”.

Mi hermano es el único que ha sido mi crew en los 6 Ultras en los que he participado

El regreso de igual manera fué rápido y sin complicaciones, nutrición, hidratación y todo como estaba planeado, no recuerdo haber pasado a nadie, y para ese momento creo que ya me valía madres el lugar, el chip había cambiado, estaba ahi, haciendo lo que mas me gusta, rodeado de toda mi familia y conviviendo con la comunidad mas chingona de atletas que puedo conocer, uno nunca sabe si esto se puede repetir, así que preferí enfocarme en eso positivo y de paso, hacer un Ultra.

OHANA

Llegamos a Fresnillo, lo rodeamos para llegar a la recta final, a lo lejos pude ver la meta, va a sonar romántico y ridículo, pero sentí “chido”, no se como explicarlo, pero no se sentía como cuando llegas a alguna meta X de una carrera, me sentía en paz, como hace mucho, muchísimo no me sentía, y eso lo vale todo.

Casual disfrutando la estirada

Tuve tiempo de convivir con los demás atletas, tomar un masaje de recuperación y regresar con calma al hotel para cenar y preparar todo para el dia siguiente, creo que tanto para mi familia como para mi habia sido un día muy relajado y a la vez sabíamos que esta tranqulidad había terminado y ahora si , por más relax que quisiera irme y mas zen que pudiera estar, los dos dias siguientes me esperaban tremendas putizas que aunque las disfruto mucho y ya las conozco, no dejan de imponerme bastante respeto.

Tocaba descansar, porque el ultra estaba por comenzar.

#VidaUltra

Anuncios

Si, estás en el post correcto, este es el primer texto de mi reseña sobre el UltraMX515, sin embargo para mi tenía un signficado especial ya que era una forma de cerrar un ciclo y subir un peldaño más en una serie muy personal de objetivos que me acercan y me dan la confianza de seguir avanzando en mis planes deportivos (y de vida) . Son ya 5 ultras al hilo satisfactoriamente terminados, en condiciones muy diferentes cada uno del otro, y puedo decir que éste en particular ha sido muy desgastante en el plano psicológico, y eso lo convirtió en una experiencia totalmente nueva.

Comenzar esta reseña me ha tomado mas de 10 dias, la he comenzado varias veces pero me es muy dificil el determinar donde comenzó realmente la carrera, quienes me conocen y me hacen el honor de leerme en este blog, saben que siempre hago un énfasis particular en la forma en la que el cuerpo, la mente y el plano espiritual deben conectarse en este tipo de competencias para lograr superar todas las trampas que el inconciente te va poniendo a lo largo de los 3 dias, y yo desde hace dias, semanas y meses, no he logrado encontrar esa conexión ni un solo instante en ningún aspecto de mi vida, no es excusa ni lo comento con la intención de generar lástima, sin embargo es mi realidad y pasó por mi mente utilizarlo como la excusa perfecta para no asistir, pero esto para mi hubiera sido un fracaso aún mayor y estoy seguro que el nivel de frustración hubiera sido aún mas desastroso que el ir con el riesgo de no terminar por no estar totalmente listo ni física, ni psicológica y mucho menos espiritualmente, mis chakras tenían mas bloqueos que cualquier autopista de México, y no había mantra, mudra o gurú que pudiera hacer algo por cambiar ésto, tenía que tomar el camino dificil y este se llama UltraMX515.

Todo comenzó varias semanas antes, cuando decidí que sí quería estar ahi y que iba a hacer lo que fuera necesario para que así fuera, en ese momento todo lo veía como un obstáculo y cada paso que daba para acercarme a la competencia y al arranque me generaba mas stress del que alguna vez pude sentir, sobra decir que aunque no tenía ninguna expectativa mas que terminar, y el terminar con 1 minuto de sobra cada dia era un resultado aceptable y realista, las expectativas que se generaban sobre mi a mi alrededor se convertían en una presión extra que no necesitaba y que aunque intentaba ignorar y desechar, mi cerebro sabía muy bien como recordármelas cada 5 min y a veces pasaba demasiado tiempo pensando en esos 3 dias que estaba por venir, aunque faltaban semanas para que comenzara.

Todo comenzo a tomar orden, el crew afortunadamente sin dudar siguió a mi lado al pie del cañón, incluso en esta ocasión tuve la fortuna de tener a toda mi familia y a mis suegros que nos ayudarían a cuidar mis hijos mientras nosotros estábamos en la competencia, todo con el único objetivo de tenerlos conmigo y poder cruzar la meta con ellos, era mi principal motor y la motivación de la que me iba a agarrar los 3 dias para lograr terminar cada etapa de la carrera, Anahi, mi esposa que siempre ha estado conmigo una vez mas iba a la cabeza de mi equipo, y mis hermanos y mis papás que si bien todos han formado parte de mi crew en algún otro ultra, nunca habían ido todos juntos y eso era una motivación extra y presión en algunos momentos, me había decidido a hacer todo lo posible para hacer de esta carrera un recuerdo especial para todos , y se estaba volviendo realidad, ahora solo era yo el que tenía que cumplir mi parte dando todo sin rajarse en todos y cada uno de los km´s que se dejaban venir cada vez mas rápido.

Las semanas avanzaron rápidamente y cuando menos lo noté, una vez más había llegado la semana de la competencia, #raceweek mode was ON!

Debo ser honesto, el dia antes de viajar no tenía NADA listo, mi bici que a veces la empacaba un fin de semana antes seguía esperando meterla a la maleta unas horas antes de viajar, la nutrición que iba a utilizar en esta ocasión consistió en comida normal mezclada con un cocktel de geles y productos de nutrición deportiva variados y algunos caducos, prácticamente decidí agarrar todas las sobras de geles y muestras que tenía y confiar en que me iban a funcionar y que mi estómago de perro callejero iba a resistir como siempre lo ha hecho, me concentré en guardar toda la ropa que iba a utilizar en la competencia, la revisé un par de veces y una vez que estaba seguro que llevaba lo mínimo necesario solamente rellené con algunas cosas que pudiera necesitar, en menos de 1 hora mi equipaje estaba listo, tenía tanto miedo en esta ocasión que sabía que de lo único que tenía que preocuparme era de mi cabeza, no iba a importar si llevaba chef o un baul lleno de nutrición avanzada y ropa ultraligera y aerodinámica, si yo debaja que mi cuerpo y mi mente me sabotearan, no habría nada que lo impidiera, así que lo importante no era nada material, era solamente yo y mis demonios.

El dia de viajar a Zacatecas llegó, y afortunadamente todo fué sin complicaciones, me sentía ya tan familiar con Fresnillo que llegamos y el primer dia que era de recoger paquetes y hacer entrevistas como parte del equipo de filmación oficial del evento fluyó tranquilo, pude conocer a todos los atletas en persona, reencontrarme con buenos amigos, ex atletas, todo el equipo de organizadores y por supuesto los dueños del show Judith y Van.

Todos listos

El dia previo que es dedicado a hacer una ceremonia para presentar a los atletas y recibir las reglas, rutas e indicaciones de la carrera también pasó demasiado rápido, tuvimos todavía la oportunidad de viajar a Zacatecas para ir por mis suegros que acompletarian al crew y de paso comer en la capital, que, increíblemente a pesar de viajar cada año no nos habíamos dado la oportunidad de conocerla y en esta ocasión aunque de manera express pudimos hacerlo, regresamos por la tarde a Fresnillo, cargamos gasolina, hicimos el super para tener toda la alimentación de la competencia y muy temprano ya estábamos en el hotel “descansando” para arrancar la competencia. El viernes a las 8 am comenzaba la aventura y 12 horas antes yo seguía sintiendo un hueco en el estómago y una incertidumbre terrible de si podría lograrlo, simplemente mi mente estaba en todo menos en donde debía.

Class of 2019

La noche pasó sin complicaciones, pude dormir sin problemas, incluso creo que dormí mejor que cualquier noche de los últimos meses, eso era un buen indicador y así quería sentirme todo el dia, muy temprano ya estaba listo así que como tenía que irme en bicicleta ya que ésta no cabía en la camioneta con todo el crew, decidí arrancar antes que todos y en pocos minutos ya estaba en Los Jales, el parque donde se lleva la etapa de natación y aunque aún había tiempo me comencé a angustiar ya que yo era el último en llegar y mi crew no aparecía.

Una vez que llegaron me metí al parque y comencé a montar mi transición rápidamente, no me tomó ni 3 minutos, creo que ya confiaba tanto en mi equipo que sabía que ellos tendrían todo listo al salir, así que simplemente deje todo con mi bici y me fuí a la zona de arranque para poder ponerme el wetsuit, embadurnarme de skinstrong y tratar de calmarme antes de comenzar, creo que apenas y terminé de ponerme el traje cuando comenzó la ceremonia de honores a la bandera, el tiempo iba pasando demasiado rápido y no me daba tiempo ni de pensar, estaba nervioso como nunca lo había estado, pero con una mezcla muy chida de emoción, estaba aterrado pero a la vez sabía que ahi era donde tenía que estar y estaba feliz de haber decidido enfrentar el reto una vez más, sabía que estaba por comenzar una tremenda chinga y ahora me doy cuenta y confirmo que nada me hace sentir mas vivo que eso, si, lo acepto, soy un terrible masoquista.

Faltaban solo unos minutos y todos guardamos silencio para tomarnos de las manos y escuchar a Van dar unas palabras previas al arranque, se sentían los nervios, había platicas, gritos, creo que vi un par de lágrimas en algunos atletas y yo trataba de calmar y motivar a quienes se me acercaban cuando yo por dentro sentía como me faltaba el aire…

Comenzó la cuenta regresiva, trato de respirar profundo, no puedo, 3…2…1…. arranca la competencia. Entro despacio al agua… respiro profundo, cierro los ojos y me aviento al agua, solo son 10Km pienso… vamos por uno a la vez.

Continua…

#VidaUltra

Si no respetas la distancia, te hará respetarla a la fuerza.

Fracasa mas seguido, no la estás cagando lo suficiente, nunca pierdas la oportunidad de probar algo nuevo y muchas frases más de este tipo, aquellas que hablan de perseverancia y atreverse siempre arriesgar forman parte de mi día a día. Será porque realmente mi vida parece que fue diseñada para convertirme en un costal de golpeo donde a veces llego a dudar que algún día valdrá la pena aguantar tanta putiza. O muy probablemente porque estoy tan envuelto en ese tipo de pensamientos y vibra que sigo atrayendo lo mismo, para cambiar y romper el ciclo decidí enfrentar una nueva aventura con una actitud y expectativa totalmente diferente, y pues aunque nada salió como planeaba, creo que si marcó un antes y un después en mi vida.

Pues resulta que desde el año pasado que se anunció un nuevo evento de ultradistancia, en la modalidad que acostumbro competir, por etapas, decidí que tenía que estar en esa línea de arranque, desde ese momento creí que sería una forma mas fácil de competir, sin tanto desgaste y así se mantuvo esa idea hasta hace solo unos días.

Antes de llegar a esa línea de arranque, todo fue caos y magia a la vez. En los últimos meses mi vida ha sido un verdadero desastre, con cantidades astronómicas de trabajo que parecen no tener fin ni beneficio y por consiguiente una inestabilidad emocional, mental, económica y podría ser que incluso astral, si, suena exagerado, pero estoy seguro que todos nos hemos sentido así alguna vez y de esta manera puedes entenderme. Tanto caos he vivido que a prácticamente una semana del evento tuve que hablar con Van, el director del evento, amigo y hermano ultra, para avisarle con todo el dolor de mi corazón que en esta ocasión no podría participar, aunque no fue cara a cara pude sentir la decepción que eso le ocasionó, pero quería que supera que había agotado todas las opciones y ya no se me ocurría nada que pudiera hacer.

Esta carrera además de ser algo nuevo, me causaba mucha ilusión por el hecho de que me sentía capaz de tener un gran resultado, incluso en algún momento soñé demasiado alto con poder ganarla, por lo mismo que mi vida ha sido bastante desordenada últimamente, mi entrenamiento ha sido irregular y de la misma manera, nada ordenado, pero de algo tendría que servir mi experiencia en este tipo de carreras, no? Así que la sensación era que estaba dejando pasar una oportunidad única.

De pronto ocurrió la magia, de una forma inesperada y que al día de hoy, si no estuviera escribiendo esto, no lo creería posible ni mucho menos sentiría merecerlo, pero todo se alineó para poder participar. Apenas se aseguró, le avisé a Van que siempre si iba y que si el universo quería que estuviera ahí sería para ir a darlo todo, y si lo hice, pero el resultado no fue nada de lo que pasaba por mi mente.

Dia 1

Después de un viaje bastante ajetreado un día antes de la competencia en el que la llegada fue acelerada para ir a dejar la bicicleta en transición, recoger paquete, comer, hidratarse, preparar equipo, ir a la junta y “descansar” por fin estaba en en el círculo, tomado de las manos de grandes atletas que junto conmigo estaban por escribir una nueva historia, y que historia!

Un dia antes de comenzar

 ALOHA, OHANA, KOKUA, 3 de las palabras mas especiales que se han tatuado en mi espíritu dieron inicio a esta travesía de 3 dias. Siempre he sabido que la natación es mi punto mas débil y que tenía que nadar lo mas constante y fluido durante los 5km que seguían, para poder comenzar una persecución por remontar lugares en la bicicleta y así saber si realmente tenía la oportunidad de lograr estar en en el top 5 .

El mar de Cozumel me ha tratado de todas las formas, ha sido muy condescendiente y me ha maltratado hasta el agotamiento extremo, así que no sabia que esperar, solamente sabía que fuera lo que fuera, lo aceptaría y daría lo mejor para de mi para enfrentar lo que poseidón, o su representante en la mitología maya me tuviera planeado.

Debo decir que los primeros 3-4 kilómetros fueron magníficos, me sentía como nunca, nadando con un gran ritmo y fluyendo con el elemento como si fuéramos uno mismo. Pasaban los minutos y la sensación cada vez se apoderaba mas de mi, nunca me di cuenta del lugar en el que iba, pero en esta ocasión si estaba seguro que no era el último, lo cuál me daba mucha paz, hasta que llegó el momento de recorrer el ultimo km, que además de tener corriente en contra, tenía la dificultad de nadar en dirección del sol lo que no me dejaba ver hacia donde dirigirme, y me hizo nadar mucho más de lo planeado. Aún así, logré salir y mi mayor sorpresa fue llegando a transición donde vi que al menos la mitad de las bicicletas seguían ahí, y varios atletas estaban apenas preparándose para salir, era mi oportunidad de “fugarme”, creo que hice la transición mas rápida de mi vida en ultradistancia, en menos de 2 minutos ya  estaba montando la bici, apenas dí una pedaleada cuando escuché a uno de los atletas gritarme “espérate Mike”!, fué en ese momento cuando decidí salir a tope, creí que si estas piernas han podido aguantar casi 24 horas sin dejar de pedalear bien podrían aguantar unos breves 90km a todo lo que dan, ya después vería como recuperarlas para el día 2.

Terminando los 5K

Apenas arranqué pude sentir el aire en contra, pero no me importaba, tenía que “asegurar” al menos mi posición y darme el mayor gap posible con los que venían detrás de mi, iba todo chingón, cuando por ahí del km 15 el primer inconveniente, por la vibración del camino y porque seguramente lo dejé mal puesto, mi garmin voló de la bicicleta AARRGAHG$$&%$!, freno a fondo, me doy vuelta en U y regreso por el, afortunadamente no le paso nada mas allá de golpes y rayones, me aseguro de colocarlo bien y vuelvo a empezar. Si alguna vez te ha pasado algo así, ya sabes lo difícil que es volver a agarrar ritmo y conectarte el cuerpo y la mente nuevamente. Solo un par de minutos más adelante llegue a la horrible zona de viento, en las aerobarras se pedaleaba mejor, pero me movía muy cabrón, ni modo, no podía consentirme, mi delirio de persecución me hizo sentir que tenía a todos detrás de mí, cuando en realidad cada quien va luchando con sus propios demonios. Llegué al retorno mucho mas rápido de lo que pensaba, creí que era un simple puesto de abastecimiento y me estaba siguiendo de frente cuando me hicieron señas para que le bajara y me regresara. Me sentía increíble y pues aquí cometí el primer gran error, me preguntaron que si quería abastecer, me quedaba una botella llena y según yo había visto muchos abastecimientos en el camino, así que no cargue ni agua y me regrese con la idea de abastecer en el siguiente y ver como iba respecto a los demás. Los de adelante ya era imposible alcanzarlos, así que quería al menos mantenerme como iba.

En el regreso vi que llevaba al menos ½ km de ventaja con el que venía detrás de mi, bastante bueno para llevar solo 30 km, el regreso con el “aire a favor” no fue tan fácil como lo esperaba, así que tenía que seguir pedaleando con la misma intensidad para no bajar el ritmo, mi botella de nutrición se estaba agotando mas rápido de lo que esperaba, me alcanzó César, uno de los organizadores en la moto para preguntarme si todo estaba bien, fue cuando le pregunté por el próximo abastecimiento y me dijo que estaba ya a solo “10 km” shit! Me quedaban solo 2 tragos, máximo 3, así que tendría que reservarme un poco para lograr aguantar sin desfallecer por el calor que ya empezaba a sentirse cabrón.

Logré llegar al abastecimiento y tuve que parar para llenar las 2 botellas, todo ok, arranco de nuevo, el próximo retorno estaba a solo 10 k así que estaba cubierto sin problema. Llego al retorno y doy la vuelta sin detenerme una vez más, sabía que en esta ocasión si llegaba sin problema al mismo abasto donde recargué y así lo hice, llegué a rellenar todo para estar cubierto hasta el 30, sabía que ya era solo agua así que aquí empezaría a utilizar la nutrición que traía en la bicicleta.

Totalmente reventado, pero no se aceptar la derrota.

Apenas un par de km después de salir del abasto paso el único tope que había en todo el camino y fuck! Sale volando mi botella, sé que la necesito y no me puedo dar el lujo de dejarla en el piso, freno en seco y regreso por ella, una vez mas, me desconecto y tengo que empezar de cero a agarrar ritmo, pastilla de sal, gel y a darle! Llego nuevamente a la zona del viento en punta sur, y es ahí donde comienza a darme un bajón  de energía que me hace bajar el ritmo, solo me faltaban 5 km para el retorno, así que saco otro gel… no, ya no había nada, mi bolsa de comida se había abierto a la mitad y lo que me quedaba de nutrición había desaparecido, ni geles, ni sales, y para colmo por estar buscando se me cae mi herramienta, co2 y todo lo que seguía ahí, $%&$$%&, una vez mas me tengo que detener, pero esta vez ya enojado y frustrado, recojo mis cosas, acomodo todo y fue en ese momento cuando me empiezan a pasar varios. Me subo a la bici y trato de no perderlos de vista y mantenerme donde estoy, pero la “pájara” ya había llegado, se me fue toda la energía y el calor además ya me había golpeado.

Fue justo en el retorno donde casi todos me pasaron, ya derrotado me detuve, me bañé totalmente en agua helada, rellené botellas y comencé el regreso esperando que mi cuerpo comenzara a comerse mi grasa para agarrar energía, si funcionó, y pude acelerar nuevamente faltando menos de 20 km, pero no fue suficiente, ya no había forma de recuperar lugares, llego al punto de abastecimiento de 10km antes de la meta y vuelvo a bañarme en agua helada ya solo para llegar lo mejor posible. Justo ahí me vuelven a pasar un par más, llegué a la meta ya con una dosis de realidad que me calmó el ego a chingadazos y con nuevas ganas de dar lo mejor y disfrutar los próximos 2 dias.

Continuara…

Pues si, inevitáblemente el año llega a su fin , es momento de decir adios, arrivederci, tschüss, sayonara y hacer todos los cierres que necesitemos en nuestra vida, continuar con los que no se rigen precisamente por el calendario gregoriano y lo mas importante, prepararnos para dar inicio a nuevas etapas.

Uno de los principales cierres a los que llego es a lo que fué un Ultra mas en mi vida, los que me conocen saben que para mi este evento es mucho más que una carrera en mi calendario, es una carrera que lleva una parte importante de mi ya que estoy involucrado y comprometido de diferentes maneras, y una de las principales es en la producción del video documental de la carrera, el cuál es igual o más difícil como la carrera misma.

Para los que no sepan, la producción de videos es algo que me apasiona y formo parte de una casa productora que, si bien le hace a todo, lo que nos apasiona son los videos deportivos, y justo este evento se ha convertido en la cereza del pastel año tras año. Para crear algo asi se requiere de la colaboración de grandes artistas visuales (Jorge Ozorno, Hugo Damián, Eduardo Badillo y Bertín Garcia) quienes bajo la dirección de Jorge logran una obra maestra que transmite todo lo que los atletas viven (vivimos) durante esos 3 dias.

Y es justo con el lanzamiento de este video que se cierra el ciclo Ultra de cada año, después de meses de entrenamiento, de planear la carrera y todo lo que me corresponde detrás de ella, llega el momento de competir, y a su vez ayudar en lo que se puede para la creación de este documental, que después de varias semanas más, por fin sale a la luz para terminar con todo lo correspondiente a este año, y a su vez, comenzar a planear todo lo nuevo para el siguiente.

Sin mas por el momento, y si es que no lo han visto, quiero compartir con ustedes el video de la edición 2018 del UltraMX515.

#VidaUltra

El video mas esperado del año

Afortunadamente el dia 2 terminó mucho mejor de lo esperado, no, el tiempo no era ni cercano a mi mejor tiempo, pero la diferencia es que terminé entero y con el ánimo hasta el cielo, será que no me excedí en la bici (mas bien me la llevé super relax), que por fin pude ver a mis hijos recibiéndome en la meta o simplemente que he tenido tantas dificultades rondando mi cabeza en los últimos meses que ésto realmente eran como vacaciones para mi. Probablemente la suma de todo.

Terminé la rodada y todavía tuvimos muy buen tiempo para ir a cenar unas gordas y grasosas hamburguesas que se me habían antojado un dia antes, en fin que necesitabac calorias y se iban a digerir sin problema, compramos los víveres para el dia que faltaba y de paso comencé a empacar la bici y lo que pude adelantar, ya que el lunes salíamos a las 6 am y prefería sacrificar un poco de tiempo esta misma noche que después de correr un doble maratón, además como al dia siguiente era la cena de premiación, de por si ya tendría menos tiempo disponible.

En cuanto pude me fuí a dormir, tenía la ventaja que con el cambio de horario tendría una hora mas para dormir y quería aprovecharla, ya que de cualquier manera el arranque es muy temprano y es un dia que requiere tener un poco mas de cabeza desde el inicio.

Suena el despertador y despierto bastante animado, algo muy raro, en todas mis experiencias previas el momento mas dificil del dia 3 es levantarse de la cama y en esta ocasión ni siquiera tengo ganas de seguir durmiendo, mas bien ya me urgía que comenzara la carrera, no se si porque ya quería que terminara todo o porque realmente después de todos estos años mi cuerpo y mente al fin están adquiriendo la madurez para este tipo de pruebas, siempre he dicho que mi “carrera” como atleta de ultradistancia es un plan a largo plazo y hasta ahora todo ha sido aprendizaje y adaptación, amo tanto esto que quiero hacerlo hasta que sea un anciano, así que no tengo prisa, mi prioridad es cuidar mi cuerpo y que mi mente aprenda a disfrutar todo el proceso, y creo que estoy llegando al punto donde podemos subirle 2 rayitas a este desmadre.

Me preparo en chinga y ya que casi todo está listo, oh sorpresa, olvidé mi playera con la que iba a correr, de hecho, no llevaba ninguna playera para correr, afortunádamente mi hermano llevaba la playera de crew que había utilizado el año anterior y me hace el paro, la verdad había pasado por mi mente correr los primeros kilómetros con una playera cualquiera de algodón y cuando comenzara el calor correr sin playera, pero creo que el cuerpo de perro callejero que tengo ahorita no iba a ser atractivo a la vista así que opté por el plan A. ¡Playera Ultra 2017, huaraches y actitud listos, no necesito mas!

¡Estámos listos!

Llegamos a la zona de arranque, siento una mezcla de adrenalina y miedo que me pone chido, esa droga tan adictiva que espero por meses para poder sentir corre por primera vez en mi cuerpo en todo el fin de semana. Me despido de Anahi a quien no veré junto con los chamacos hasta los kilómetros finales de la carrera, me pongo el chip mental de corredor y me voy a la linea de arranque, estoy listo.

Creo que no recuerdo bien el arranque, pero recuerdo perfecto el ir saliendo de Fresnillo, un año antes arranqué a tope y desde los primeros kilómetros iba a la punta, en esta ocasión nuevamente controlo ese ímpetu y dejo que todos los punteros se vayan para poder enfocarme en mi ritmo, afortunádamente me emparejo con Beto y Carlos que traen exactamente el mismo ritmo que yo y nos vamos juntos echando el chisme, que si el ultra, que si el deca, que la bufa, que la fregada, nos vamos casi 21 km juntos y pues al menos a mi se me van en chinga, los siento como si me hubiera echado un 5k color run. Llega el momento en el que me toca mi primer alimento “fuerte” y el estar comiendo me hace perder un poco el ritmo que traía con ellos y me quedó unos metros atrás, me esfuerzo por alcanzarlos nuevamente pero siento que me estoy saliendo de mi zona y prefiero seguirme solo, a final de cuentas esto iba a pasar en algún momento y pues ya puedo irme solo con mis demonios.

Los 3 ultras

Voy poca madre, tanto que no lo puedo creer, me siento tan sobrado que me dan ganas de meterle pero a la vez me controlo porque se que el regreso es donde se pone cabrón y ahi es donde me va a servir ese punch mientras me dure, traía un ritmo para llegar al maratón en 4 horas y aunque estoy chido prefiero bajarle un poco, me voy cotorreando con mi crew que por tramos me empiezan a acompañar, la neta es que en estos 3 dias se la han rifado como los grandes, mis hermanos ya tienen toda la experiencia y me conocen, pero es la primera vez que nos acompaña mi cuñado Edgar y la verdad es que también hizo un trabajo extraordinario, llevaba el control de mi alimentación al pie de la letra y aunque no es corredor pues también se baja por tramos a hacerla de pacer. 

Comienzan a pasar los primeros atletas de regreso y veo que los lugares no van como yo esperaba, ni van tan lejos de mi, pero sin duda traen un ritmo impresionanti, ¿como puede alguien correr a ese ritmo después de un maratón? Ya estoy a un par de km del retorno cuando me doy cuenta que unos metros atrás traigo al Roro atacando cual Keniano, el duelo de titanes continúa y se pone cardiaco porque ya solo falta un maratón para definir quien será el ultramamador mas chinguetas de este duo y pues toca sacar el colmillo. 

Mi hermano rifándosela con todo y brazo roto.

Veo que Roro también viene fresco y que incluso se quiere echar un sprint para botarme, pero nada de eso, lo agarré del hombro para que me jalara y pués ni me jaló y nomás me la mentó, seguimos hombro con hombro rumbo al primer maratón que ya se alcanza a ver, le digo que se vaya, que le dejo el triunfo del primer maratón y no lo acepta, me dice que nos vamos juntos, de pronto unos metros después vuelve a sprintear y pues como cuando le dije que se fuera no lo aceptó me vuelvo a “colgar” de el, creo que sus palabras fueron “hijo de tu rechingada…” y la neta me cagué de risa y Charlie que en ese momento iba corriendo conmigo también. Al final si llegamos juntos, casi de la mano al primer maratón cuando me dice que el se va detener a cambiarse de tenis, comer y peinarse, porque si de vanidad hablamos absolutamente nadie se la mata.

Roro al ataque

Doy la vuelta en U sin parar y pues como no sé cuanto tiempo piensa detenerse utilizo el “duelo de titanes” como pretexto para apretar un poco más en lo que me alcanza. Le digo que mi crew que mi objetivo es acelerar y seguir así al menos hasta llegar a las 6 horas de carrera, sé que puedo hacerlo sin bronca y mientras mas kilómetros sume en ese tiempo ya el resto será relativamente fácil, mientras pueda caminar podré terminar.

Sigo avanzando, atravieso de vuelta el pueblito que indica que indica el comienzo de esa carretera larga e interminable de regreso a fresnillo, en este tramo logro pasar un par de atletas, sigo sin creer lo bien que me siento y aunque mi ritmo ya no es el mejor sigue siendo bastante aceptable tomado en cuenta que ya vamos en un falso plano y que de repente incluye subidas mas pesadas que conforme aumentan los kilómetros aumentan de inclinación y distancia.

Mi hermana de Pacer

Llegan las 6 horas y realmente no puedo creer lo fuerte y motivado que me siento, me entra un chip muy diferente al que estoy acostumbrado y mi objetivo cambia a no dejar de correr hasta cruzar la meta, mi crew se pone la camiseta y me ayudan para que esto suceda, llevan mi nutrición al tiro, comienzan a poner musica “de mis tiempos” que me tiene prendido por un buen rato, Gaby que tampoco corre mucho se baja un buen rato a correr a mi lado, igual Edgar está super al pendiente de mi alimentación y mi hermano ni se diga, con todo y brazo roto aprovecha cada que puede para correr conmigo y además de grabar y tomar fotos.

Show de disfraces para el cotorreo

Cabe resaltar que como un año atrás llevábamos una botarga de dinosaurio que causó sensación, este año hubo un poco mas de creativdad y llevaban disfraces y máscaras que ayudaban a distraer y tener un gran recuerdo.

Solo faltan 21K

Por fin pasé la marca del medio maratón y casi lloro de felicidad por lo bien que me sentía, un año atrás en ese momento tuve que detenerme por un masaje, y en pocas palabras fué donde la carrera se convirtió en un martirio, sin embargo en esta ocasión pasé la zona de largo, creo que durante unos minutos incluso aceleré el paso, no voy a negar que para estas alturas las piernas ya comenzaban a cansarse y sentía algo de carga en las pantorrillas y t ambos tendonres de aquiles, pero no quiero detenerme, me mentalizo para soportar y empiezo a pedir todo el “chocho” que me pudiera ayudar, no suelo tomar nada fuera de la nutrición normal, pero ahora si le entro al redbull, gel de cafeína y hasta paracetamol, (lo sé, soy todo un junkie), el tiempo me pasa volando, me doy cuenta de esto cuando me dicen que en media hora se van a adelantar para ir a recoger a Anahi y a los niños para terminar todos juntos, y les digo que están locos que es muy pronto, y cual va siendo mi sorpresa que en realidad ya me estaba acercando a Plateros, que es la entrada a Fresnillo.

Como sé que entrando a Fresnillo hay una subida bastante ruda les digo que en ese tramo seguramente voy a caminar y que solo me dejen una botella con electrolitos para que se puedan ir por mi porra que me muero por ver. Nos separamos y veo de frente esa pinche subida que recuerdo con odio. Me decido a no dejarme vencer y voy a subir trotando hasta donde pueda, subo mas de la mitad hasta que las pantorrillas me queman y me pongo un límite de 30 pasos a ritmo rápido para recuperarme, los cuento obsesivamente y comienzo a trotar nuevamente, casi llego a la parte mas alta y las pantorrillas otra vez gritan, camino nuevamente, ahora son 50 pasos hasta llegar a la parte mas alta. Volteo hacia atrás y veo que vengo totalmente solo, nadie viene detrás de mi lo suficientemente cerca como para que pueda alcanzarme en los kilómetros que faltan, muy a lo lejos veo a un atleta delante de mi que va caminando, mas adelante lo alcancé y vi que era Beto, quien venía bien, pero cuando le digo que se pegue conmigo me dice que las piernas ya no le daban más, le dejo la mejor de las vibras y sigo adelante, empieza otra subida, un poco mas leve y es ahi donde escucho gritos de mi porra, ¡ya llegaron!

Aguantando vara

Estamos como a 5 km de la meta, vengo motivado a madres, me emociono de verlos y comienzan a correr conmigo, llegamos por fin a cruzar el puente que indica que ya estamos dentro de la ciudad y que solo un par de kilómetros me separan de la meta, una moto nos empieza a guiar y parar el tráfico, acelero lo mas que puedo, pero las piernas ya no están como para sprintear, asi que me detengo unos segundos para recuperar el ritmo y poder seguir como iba, me imagino la meta y vuelvo a correr, vienen todos conmigo, hay gente en la ciudad que echa porras y carros que pasan por un lado tocan el claxon y gritan para apoyar, me prendo nuevamente y comienzo a acelerar, vengo con el corazón en llamas, quiero gritar, llorar, reirme, de todo, neta que me siento como si estuviera por ganar los juegos olímipicos.

Falta un km cuando veo a lo lejos a otro atleta, lo alcanzo y veo que es Carlos, justo los 2 atletas con los que comencé me los vuelvo a encontrar en la recta final, le digo también que se pegue pero cuando volteo veo que no aceleró, me dice la moto que estamos a nada de llegar, que topando con pared vuelta a la izquierda y ya estaría a 2 cuadras de la meta, me entra un rush, la última reserva que viene de lo mas profundo de mi, me siento increíble y ya la vez siento que ya  no puedo mas, creo que por un segundo vi borroso, pero no iba a dejar que esto terminara en drama, asi que acelero, o al menos eso siento, y le digo a mi crew que se adelante ya a la meta a esperarme, traían mascaras y queríamos llegar como si me persiguieran, todo un show para el mame, al final creo que ni salió pero la verdad yo estaba super emocionado de entrar con todos ellos y sobre todo con mis hijos, al pobre de Killian lo traia como balón de americano todo sangoloteado y a Fabianna le digo que ella sea la que tome el listón. 

Se acabó

5 metros, 4…3… 2…1… todo ha terminado.

Recuerdo la llegada como en cámara lenta, escucho las porras y los gritos de todos, pero muy lejanos, sin lograr distinguir con claridad nada de lo que dicen, veo a mi hija que también se ve como emocionada y confundida, aunque es la 2a vez que me acompaña en una meta de Ultra, es la primera vez que tiene realmente conciencia de lo que pasa y creo que incluso se espanta de ver mi cara, quizás me veo muy madreado. Me ayudan a cargar a mi hijo y creo que es en ese momento donde tengo ese segundo de profunda paz, ese segundo que tanto había anhelado, en el que todos los problemas desaparecen y prácticamente todo se detiene. Sigo escuchando todo lejano y la vista se me nubla, sigo con una oleada de emociones que terminan cuando sin controlarlo rompo en llanto. 

Me siento totalmente devastado y a la vez increíblemente pleno, son estos momentos los que me llenan el alma y me motivan a soportar todo. 

Mi todo

Doy un par de pasos, todo comienza a regresar y lo primero que veo es a Anahi, como siempre frente a mi, aguantándome, motivándome y sobre todo amándome como si lo mereciera, la abrazo con toda mi fuerza y vivo ese instante como si fuera el último, estoy muy feliz aunque creo que no puedo transmitirlo, mi cuerpo está en otro plano de energía y quisiera quedarme para siempre en ese lugar.

Completamente vacio y a la vez completamente pleno.

Poco a poco vuelvo en mi, vuelve el sonido, vuelve la vista y vuelve a funcionar mi cuerpo. Me siento como una super estrella, la gente se me acerca y me doy cuenta de lo afortunado que soy y la vibra tan chingona que recibo de tanta gente aún sin conocer a muchos, y sin ninguna razón para merecerlo. 

He vivido los 3 dias mas chingones de mi vida, y los he cerrado con broche de oro, rodeado de la gente que mas amo y con un nivel de autorealización para el que no existen palabras con el que lo pueda describir. 

Mike

#VidaUltra

Sin ellos no soy nada.