Si no respetas la distancia, te hará respetarla a la fuerza.

Fracasa mas seguido, no la estás cagando lo suficiente, nunca pierdas la oportunidad de probar algo nuevo y muchas frases más de este tipo, aquellas que hablan de perseverancia y atreverse siempre arriesgar forman parte de mi día a día. Será porque realmente mi vida parece que fue diseñada para convertirme en un costal de golpeo donde a veces llego a dudar que algún día valdrá la pena aguantar tanta putiza. O muy probablemente porque estoy tan envuelto en ese tipo de pensamientos y vibra que sigo atrayendo lo mismo, para cambiar y romper el ciclo decidí enfrentar una nueva aventura con una actitud y expectativa totalmente diferente, y pues aunque nada salió como planeaba, creo que si marcó un antes y un después en mi vida.

Pues resulta que desde el año pasado que se anunció un nuevo evento de ultradistancia, en la modalidad que acostumbro competir, por etapas, decidí que tenía que estar en esa línea de arranque, desde ese momento creí que sería una forma mas fácil de competir, sin tanto desgaste y así se mantuvo esa idea hasta hace solo unos días.

Antes de llegar a esa línea de arranque, todo fue caos y magia a la vez. En los últimos meses mi vida ha sido un verdadero desastre, con cantidades astronómicas de trabajo que parecen no tener fin ni beneficio y por consiguiente una inestabilidad emocional, mental, económica y podría ser que incluso astral, si, suena exagerado, pero estoy seguro que todos nos hemos sentido así alguna vez y de esta manera puedes entenderme. Tanto caos he vivido que a prácticamente una semana del evento tuve que hablar con Van, el director del evento, amigo y hermano ultra, para avisarle con todo el dolor de mi corazón que en esta ocasión no podría participar, aunque no fue cara a cara pude sentir la decepción que eso le ocasionó, pero quería que supera que había agotado todas las opciones y ya no se me ocurría nada que pudiera hacer.

Esta carrera además de ser algo nuevo, me causaba mucha ilusión por el hecho de que me sentía capaz de tener un gran resultado, incluso en algún momento soñé demasiado alto con poder ganarla, por lo mismo que mi vida ha sido bastante desordenada últimamente, mi entrenamiento ha sido irregular y de la misma manera, nada ordenado, pero de algo tendría que servir mi experiencia en este tipo de carreras, no? Así que la sensación era que estaba dejando pasar una oportunidad única.

De pronto ocurrió la magia, de una forma inesperada y que al día de hoy, si no estuviera escribiendo esto, no lo creería posible ni mucho menos sentiría merecerlo, pero todo se alineó para poder participar. Apenas se aseguró, le avisé a Van que siempre si iba y que si el universo quería que estuviera ahí sería para ir a darlo todo, y si lo hice, pero el resultado no fue nada de lo que pasaba por mi mente.

Dia 1

Después de un viaje bastante ajetreado un día antes de la competencia en el que la llegada fue acelerada para ir a dejar la bicicleta en transición, recoger paquete, comer, hidratarse, preparar equipo, ir a la junta y “descansar” por fin estaba en en el círculo, tomado de las manos de grandes atletas que junto conmigo estaban por escribir una nueva historia, y que historia!

Un dia antes de comenzar

 ALOHA, OHANA, KOKUA, 3 de las palabras mas especiales que se han tatuado en mi espíritu dieron inicio a esta travesía de 3 dias. Siempre he sabido que la natación es mi punto mas débil y que tenía que nadar lo mas constante y fluido durante los 5km que seguían, para poder comenzar una persecución por remontar lugares en la bicicleta y así saber si realmente tenía la oportunidad de lograr estar en en el top 5 .

El mar de Cozumel me ha tratado de todas las formas, ha sido muy condescendiente y me ha maltratado hasta el agotamiento extremo, así que no sabia que esperar, solamente sabía que fuera lo que fuera, lo aceptaría y daría lo mejor para de mi para enfrentar lo que poseidón, o su representante en la mitología maya me tuviera planeado.

Debo decir que los primeros 3-4 kilómetros fueron magníficos, me sentía como nunca, nadando con un gran ritmo y fluyendo con el elemento como si fuéramos uno mismo. Pasaban los minutos y la sensación cada vez se apoderaba mas de mi, nunca me di cuenta del lugar en el que iba, pero en esta ocasión si estaba seguro que no era el último, lo cuál me daba mucha paz, hasta que llegó el momento de recorrer el ultimo km, que además de tener corriente en contra, tenía la dificultad de nadar en dirección del sol lo que no me dejaba ver hacia donde dirigirme, y me hizo nadar mucho más de lo planeado. Aún así, logré salir y mi mayor sorpresa fue llegando a transición donde vi que al menos la mitad de las bicicletas seguían ahí, y varios atletas estaban apenas preparándose para salir, era mi oportunidad de “fugarme”, creo que hice la transición mas rápida de mi vida en ultradistancia, en menos de 2 minutos ya  estaba montando la bici, apenas dí una pedaleada cuando escuché a uno de los atletas gritarme “espérate Mike”!, fué en ese momento cuando decidí salir a tope, creí que si estas piernas han podido aguantar casi 24 horas sin dejar de pedalear bien podrían aguantar unos breves 90km a todo lo que dan, ya después vería como recuperarlas para el día 2.

Terminando los 5K

Apenas arranqué pude sentir el aire en contra, pero no me importaba, tenía que “asegurar” al menos mi posición y darme el mayor gap posible con los que venían detrás de mi, iba todo chingón, cuando por ahí del km 15 el primer inconveniente, por la vibración del camino y porque seguramente lo dejé mal puesto, mi garmin voló de la bicicleta AARRGAHG$$&%$!, freno a fondo, me doy vuelta en U y regreso por el, afortunadamente no le paso nada mas allá de golpes y rayones, me aseguro de colocarlo bien y vuelvo a empezar. Si alguna vez te ha pasado algo así, ya sabes lo difícil que es volver a agarrar ritmo y conectarte el cuerpo y la mente nuevamente. Solo un par de minutos más adelante llegue a la horrible zona de viento, en las aerobarras se pedaleaba mejor, pero me movía muy cabrón, ni modo, no podía consentirme, mi delirio de persecución me hizo sentir que tenía a todos detrás de mí, cuando en realidad cada quien va luchando con sus propios demonios. Llegué al retorno mucho mas rápido de lo que pensaba, creí que era un simple puesto de abastecimiento y me estaba siguiendo de frente cuando me hicieron señas para que le bajara y me regresara. Me sentía increíble y pues aquí cometí el primer gran error, me preguntaron que si quería abastecer, me quedaba una botella llena y según yo había visto muchos abastecimientos en el camino, así que no cargue ni agua y me regrese con la idea de abastecer en el siguiente y ver como iba respecto a los demás. Los de adelante ya era imposible alcanzarlos, así que quería al menos mantenerme como iba.

En el regreso vi que llevaba al menos ½ km de ventaja con el que venía detrás de mi, bastante bueno para llevar solo 30 km, el regreso con el “aire a favor” no fue tan fácil como lo esperaba, así que tenía que seguir pedaleando con la misma intensidad para no bajar el ritmo, mi botella de nutrición se estaba agotando mas rápido de lo que esperaba, me alcanzó César, uno de los organizadores en la moto para preguntarme si todo estaba bien, fue cuando le pregunté por el próximo abastecimiento y me dijo que estaba ya a solo “10 km” shit! Me quedaban solo 2 tragos, máximo 3, así que tendría que reservarme un poco para lograr aguantar sin desfallecer por el calor que ya empezaba a sentirse cabrón.

Logré llegar al abastecimiento y tuve que parar para llenar las 2 botellas, todo ok, arranco de nuevo, el próximo retorno estaba a solo 10 k así que estaba cubierto sin problema. Llego al retorno y doy la vuelta sin detenerme una vez más, sabía que en esta ocasión si llegaba sin problema al mismo abasto donde recargué y así lo hice, llegué a rellenar todo para estar cubierto hasta el 30, sabía que ya era solo agua así que aquí empezaría a utilizar la nutrición que traía en la bicicleta.

Totalmente reventado, pero no se aceptar la derrota.

Apenas un par de km después de salir del abasto paso el único tope que había en todo el camino y fuck! Sale volando mi botella, sé que la necesito y no me puedo dar el lujo de dejarla en el piso, freno en seco y regreso por ella, una vez mas, me desconecto y tengo que empezar de cero a agarrar ritmo, pastilla de sal, gel y a darle! Llego nuevamente a la zona del viento en punta sur, y es ahí donde comienza a darme un bajón  de energía que me hace bajar el ritmo, solo me faltaban 5 km para el retorno, así que saco otro gel… no, ya no había nada, mi bolsa de comida se había abierto a la mitad y lo que me quedaba de nutrición había desaparecido, ni geles, ni sales, y para colmo por estar buscando se me cae mi herramienta, co2 y todo lo que seguía ahí, $%&$$%&, una vez mas me tengo que detener, pero esta vez ya enojado y frustrado, recojo mis cosas, acomodo todo y fue en ese momento cuando me empiezan a pasar varios. Me subo a la bici y trato de no perderlos de vista y mantenerme donde estoy, pero la “pájara” ya había llegado, se me fue toda la energía y el calor además ya me había golpeado.

Fue justo en el retorno donde casi todos me pasaron, ya derrotado me detuve, me bañé totalmente en agua helada, rellené botellas y comencé el regreso esperando que mi cuerpo comenzara a comerse mi grasa para agarrar energía, si funcionó, y pude acelerar nuevamente faltando menos de 20 km, pero no fue suficiente, ya no había forma de recuperar lugares, llego al punto de abastecimiento de 10km antes de la meta y vuelvo a bañarme en agua helada ya solo para llegar lo mejor posible. Justo ahí me vuelven a pasar un par más, llegué a la meta ya con una dosis de realidad que me calmó el ego a chingadazos y con nuevas ganas de dar lo mejor y disfrutar los próximos 2 dias.

Continuara…

Pues si, inevitáblemente el año llega a su fin , es momento de decir adios, arrivederci, tschüss, sayonara y hacer todos los cierres que necesitemos en nuestra vida, continuar con los que no se rigen precisamente por el calendario gregoriano y lo mas importante, prepararnos para dar inicio a nuevas etapas.

Uno de los principales cierres a los que llego es a lo que fué un Ultra mas en mi vida, los que me conocen saben que para mi este evento es mucho más que una carrera en mi calendario, es una carrera que lleva una parte importante de mi ya que estoy involucrado y comprometido de diferentes maneras, y una de las principales es en la producción del video documental de la carrera, el cuál es igual o más difícil como la carrera misma.

Para los que no sepan, la producción de videos es algo que me apasiona y formo parte de una casa productora que, si bien le hace a todo, lo que nos apasiona son los videos deportivos, y justo este evento se ha convertido en la cereza del pastel año tras año. Para crear algo asi se requiere de la colaboración de grandes artistas visuales (Jorge Ozorno, Hugo Damián, Eduardo Badillo y Bertín Garcia) quienes bajo la dirección de Jorge logran una obra maestra que transmite todo lo que los atletas viven (vivimos) durante esos 3 dias.

Y es justo con el lanzamiento de este video que se cierra el ciclo Ultra de cada año, después de meses de entrenamiento, de planear la carrera y todo lo que me corresponde detrás de ella, llega el momento de competir, y a su vez ayudar en lo que se puede para la creación de este documental, que después de varias semanas más, por fin sale a la luz para terminar con todo lo correspondiente a este año, y a su vez, comenzar a planear todo lo nuevo para el siguiente.

Sin mas por el momento, y si es que no lo han visto, quiero compartir con ustedes el video de la edición 2018 del UltraMX515.

#VidaUltra

El video mas esperado del año

Afortunadamente el dia 2 terminó mucho mejor de lo esperado, no, el tiempo no era ni cercano a mi mejor tiempo, pero la diferencia es que terminé entero y con el ánimo hasta el cielo, será que no me excedí en la bici (mas bien me la llevé super relax), que por fin pude ver a mis hijos recibiéndome en la meta o simplemente que he tenido tantas dificultades rondando mi cabeza en los últimos meses que ésto realmente eran como vacaciones para mi. Probablemente la suma de todo.

Terminé la rodada y todavía tuvimos muy buen tiempo para ir a cenar unas gordas y grasosas hamburguesas que se me habían antojado un dia antes, en fin que necesitabac calorias y se iban a digerir sin problema, compramos los víveres para el dia que faltaba y de paso comencé a empacar la bici y lo que pude adelantar, ya que el lunes salíamos a las 6 am y prefería sacrificar un poco de tiempo esta misma noche que después de correr un doble maratón, además como al dia siguiente era la cena de premiación, de por si ya tendría menos tiempo disponible.

En cuanto pude me fuí a dormir, tenía la ventaja que con el cambio de horario tendría una hora mas para dormir y quería aprovecharla, ya que de cualquier manera el arranque es muy temprano y es un dia que requiere tener un poco mas de cabeza desde el inicio.

Suena el despertador y despierto bastante animado, algo muy raro, en todas mis experiencias previas el momento mas dificil del dia 3 es levantarse de la cama y en esta ocasión ni siquiera tengo ganas de seguir durmiendo, mas bien ya me urgía que comenzara la carrera, no se si porque ya quería que terminara todo o porque realmente después de todos estos años mi cuerpo y mente al fin están adquiriendo la madurez para este tipo de pruebas, siempre he dicho que mi “carrera” como atleta de ultradistancia es un plan a largo plazo y hasta ahora todo ha sido aprendizaje y adaptación, amo tanto esto que quiero hacerlo hasta que sea un anciano, así que no tengo prisa, mi prioridad es cuidar mi cuerpo y que mi mente aprenda a disfrutar todo el proceso, y creo que estoy llegando al punto donde podemos subirle 2 rayitas a este desmadre.

Me preparo en chinga y ya que casi todo está listo, oh sorpresa, olvidé mi playera con la que iba a correr, de hecho, no llevaba ninguna playera para correr, afortunádamente mi hermano llevaba la playera de crew que había utilizado el año anterior y me hace el paro, la verdad había pasado por mi mente correr los primeros kilómetros con una playera cualquiera de algodón y cuando comenzara el calor correr sin playera, pero creo que el cuerpo de perro callejero que tengo ahorita no iba a ser atractivo a la vista así que opté por el plan A. ¡Playera Ultra 2017, huaraches y actitud listos, no necesito mas!

¡Estámos listos!

Llegamos a la zona de arranque, siento una mezcla de adrenalina y miedo que me pone chido, esa droga tan adictiva que espero por meses para poder sentir corre por primera vez en mi cuerpo en todo el fin de semana. Me despido de Anahi a quien no veré junto con los chamacos hasta los kilómetros finales de la carrera, me pongo el chip mental de corredor y me voy a la linea de arranque, estoy listo.

Creo que no recuerdo bien el arranque, pero recuerdo perfecto el ir saliendo de Fresnillo, un año antes arranqué a tope y desde los primeros kilómetros iba a la punta, en esta ocasión nuevamente controlo ese ímpetu y dejo que todos los punteros se vayan para poder enfocarme en mi ritmo, afortunádamente me emparejo con Beto y Carlos que traen exactamente el mismo ritmo que yo y nos vamos juntos echando el chisme, que si el ultra, que si el deca, que la bufa, que la fregada, nos vamos casi 21 km juntos y pues al menos a mi se me van en chinga, los siento como si me hubiera echado un 5k color run. Llega el momento en el que me toca mi primer alimento “fuerte” y el estar comiendo me hace perder un poco el ritmo que traía con ellos y me quedó unos metros atrás, me esfuerzo por alcanzarlos nuevamente pero siento que me estoy saliendo de mi zona y prefiero seguirme solo, a final de cuentas esto iba a pasar en algún momento y pues ya puedo irme solo con mis demonios.

Los 3 ultras

Voy poca madre, tanto que no lo puedo creer, me siento tan sobrado que me dan ganas de meterle pero a la vez me controlo porque se que el regreso es donde se pone cabrón y ahi es donde me va a servir ese punch mientras me dure, traía un ritmo para llegar al maratón en 4 horas y aunque estoy chido prefiero bajarle un poco, me voy cotorreando con mi crew que por tramos me empiezan a acompañar, la neta es que en estos 3 dias se la han rifado como los grandes, mis hermanos ya tienen toda la experiencia y me conocen, pero es la primera vez que nos acompaña mi cuñado Edgar y la verdad es que también hizo un trabajo extraordinario, llevaba el control de mi alimentación al pie de la letra y aunque no es corredor pues también se baja por tramos a hacerla de pacer. 

Comienzan a pasar los primeros atletas de regreso y veo que los lugares no van como yo esperaba, ni van tan lejos de mi, pero sin duda traen un ritmo impresionanti, ¿como puede alguien correr a ese ritmo después de un maratón? Ya estoy a un par de km del retorno cuando me doy cuenta que unos metros atrás traigo al Roro atacando cual Keniano, el duelo de titanes continúa y se pone cardiaco porque ya solo falta un maratón para definir quien será el ultramamador mas chinguetas de este duo y pues toca sacar el colmillo. 

Mi hermano rifándosela con todo y brazo roto.

Veo que Roro también viene fresco y que incluso se quiere echar un sprint para botarme, pero nada de eso, lo agarré del hombro para que me jalara y pués ni me jaló y nomás me la mentó, seguimos hombro con hombro rumbo al primer maratón que ya se alcanza a ver, le digo que se vaya, que le dejo el triunfo del primer maratón y no lo acepta, me dice que nos vamos juntos, de pronto unos metros después vuelve a sprintear y pues como cuando le dije que se fuera no lo aceptó me vuelvo a “colgar” de el, creo que sus palabras fueron “hijo de tu rechingada…” y la neta me cagué de risa y Charlie que en ese momento iba corriendo conmigo también. Al final si llegamos juntos, casi de la mano al primer maratón cuando me dice que el se va detener a cambiarse de tenis, comer y peinarse, porque si de vanidad hablamos absolutamente nadie se la mata.

Roro al ataque

Doy la vuelta en U sin parar y pues como no sé cuanto tiempo piensa detenerse utilizo el “duelo de titanes” como pretexto para apretar un poco más en lo que me alcanza. Le digo que mi crew que mi objetivo es acelerar y seguir así al menos hasta llegar a las 6 horas de carrera, sé que puedo hacerlo sin bronca y mientras mas kilómetros sume en ese tiempo ya el resto será relativamente fácil, mientras pueda caminar podré terminar.

Sigo avanzando, atravieso de vuelta el pueblito que indica que indica el comienzo de esa carretera larga e interminable de regreso a fresnillo, en este tramo logro pasar un par de atletas, sigo sin creer lo bien que me siento y aunque mi ritmo ya no es el mejor sigue siendo bastante aceptable tomado en cuenta que ya vamos en un falso plano y que de repente incluye subidas mas pesadas que conforme aumentan los kilómetros aumentan de inclinación y distancia.

Mi hermana de Pacer

Llegan las 6 horas y realmente no puedo creer lo fuerte y motivado que me siento, me entra un chip muy diferente al que estoy acostumbrado y mi objetivo cambia a no dejar de correr hasta cruzar la meta, mi crew se pone la camiseta y me ayudan para que esto suceda, llevan mi nutrición al tiro, comienzan a poner musica “de mis tiempos” que me tiene prendido por un buen rato, Gaby que tampoco corre mucho se baja un buen rato a correr a mi lado, igual Edgar está super al pendiente de mi alimentación y mi hermano ni se diga, con todo y brazo roto aprovecha cada que puede para correr conmigo y además de grabar y tomar fotos.

Show de disfraces para el cotorreo

Cabe resaltar que como un año atrás llevábamos una botarga de dinosaurio que causó sensación, este año hubo un poco mas de creativdad y llevaban disfraces y máscaras que ayudaban a distraer y tener un gran recuerdo.

Solo faltan 21K

Por fin pasé la marca del medio maratón y casi lloro de felicidad por lo bien que me sentía, un año atrás en ese momento tuve que detenerme por un masaje, y en pocas palabras fué donde la carrera se convirtió en un martirio, sin embargo en esta ocasión pasé la zona de largo, creo que durante unos minutos incluso aceleré el paso, no voy a negar que para estas alturas las piernas ya comenzaban a cansarse y sentía algo de carga en las pantorrillas y t ambos tendonres de aquiles, pero no quiero detenerme, me mentalizo para soportar y empiezo a pedir todo el “chocho” que me pudiera ayudar, no suelo tomar nada fuera de la nutrición normal, pero ahora si le entro al redbull, gel de cafeína y hasta paracetamol, (lo sé, soy todo un junkie), el tiempo me pasa volando, me doy cuenta de esto cuando me dicen que en media hora se van a adelantar para ir a recoger a Anahi y a los niños para terminar todos juntos, y les digo que están locos que es muy pronto, y cual va siendo mi sorpresa que en realidad ya me estaba acercando a Plateros, que es la entrada a Fresnillo.

Como sé que entrando a Fresnillo hay una subida bastante ruda les digo que en ese tramo seguramente voy a caminar y que solo me dejen una botella con electrolitos para que se puedan ir por mi porra que me muero por ver. Nos separamos y veo de frente esa pinche subida que recuerdo con odio. Me decido a no dejarme vencer y voy a subir trotando hasta donde pueda, subo mas de la mitad hasta que las pantorrillas me queman y me pongo un límite de 30 pasos a ritmo rápido para recuperarme, los cuento obsesivamente y comienzo a trotar nuevamente, casi llego a la parte mas alta y las pantorrillas otra vez gritan, camino nuevamente, ahora son 50 pasos hasta llegar a la parte mas alta. Volteo hacia atrás y veo que vengo totalmente solo, nadie viene detrás de mi lo suficientemente cerca como para que pueda alcanzarme en los kilómetros que faltan, muy a lo lejos veo a un atleta delante de mi que va caminando, mas adelante lo alcancé y vi que era Beto, quien venía bien, pero cuando le digo que se pegue conmigo me dice que las piernas ya no le daban más, le dejo la mejor de las vibras y sigo adelante, empieza otra subida, un poco mas leve y es ahi donde escucho gritos de mi porra, ¡ya llegaron!

Aguantando vara

Estamos como a 5 km de la meta, vengo motivado a madres, me emociono de verlos y comienzan a correr conmigo, llegamos por fin a cruzar el puente que indica que ya estamos dentro de la ciudad y que solo un par de kilómetros me separan de la meta, una moto nos empieza a guiar y parar el tráfico, acelero lo mas que puedo, pero las piernas ya no están como para sprintear, asi que me detengo unos segundos para recuperar el ritmo y poder seguir como iba, me imagino la meta y vuelvo a correr, vienen todos conmigo, hay gente en la ciudad que echa porras y carros que pasan por un lado tocan el claxon y gritan para apoyar, me prendo nuevamente y comienzo a acelerar, vengo con el corazón en llamas, quiero gritar, llorar, reirme, de todo, neta que me siento como si estuviera por ganar los juegos olímipicos.

Falta un km cuando veo a lo lejos a otro atleta, lo alcanzo y veo que es Carlos, justo los 2 atletas con los que comencé me los vuelvo a encontrar en la recta final, le digo también que se pegue pero cuando volteo veo que no aceleró, me dice la moto que estamos a nada de llegar, que topando con pared vuelta a la izquierda y ya estaría a 2 cuadras de la meta, me entra un rush, la última reserva que viene de lo mas profundo de mi, me siento increíble y ya la vez siento que ya  no puedo mas, creo que por un segundo vi borroso, pero no iba a dejar que esto terminara en drama, asi que acelero, o al menos eso siento, y le digo a mi crew que se adelante ya a la meta a esperarme, traían mascaras y queríamos llegar como si me persiguieran, todo un show para el mame, al final creo que ni salió pero la verdad yo estaba super emocionado de entrar con todos ellos y sobre todo con mis hijos, al pobre de Killian lo traia como balón de americano todo sangoloteado y a Fabianna le digo que ella sea la que tome el listón. 

Se acabó

5 metros, 4…3… 2…1… todo ha terminado.

Recuerdo la llegada como en cámara lenta, escucho las porras y los gritos de todos, pero muy lejanos, sin lograr distinguir con claridad nada de lo que dicen, veo a mi hija que también se ve como emocionada y confundida, aunque es la 2a vez que me acompaña en una meta de Ultra, es la primera vez que tiene realmente conciencia de lo que pasa y creo que incluso se espanta de ver mi cara, quizás me veo muy madreado. Me ayudan a cargar a mi hijo y creo que es en ese momento donde tengo ese segundo de profunda paz, ese segundo que tanto había anhelado, en el que todos los problemas desaparecen y prácticamente todo se detiene. Sigo escuchando todo lejano y la vista se me nubla, sigo con una oleada de emociones que terminan cuando sin controlarlo rompo en llanto. 

Me siento totalmente devastado y a la vez increíblemente pleno, son estos momentos los que me llenan el alma y me motivan a soportar todo. 

Mi todo

Doy un par de pasos, todo comienza a regresar y lo primero que veo es a Anahi, como siempre frente a mi, aguantándome, motivándome y sobre todo amándome como si lo mereciera, la abrazo con toda mi fuerza y vivo ese instante como si fuera el último, estoy muy feliz aunque creo que no puedo transmitirlo, mi cuerpo está en otro plano de energía y quisiera quedarme para siempre en ese lugar.

Completamente vacio y a la vez completamente pleno.

Poco a poco vuelvo en mi, vuelve el sonido, vuelve la vista y vuelve a funcionar mi cuerpo. Me siento como una super estrella, la gente se me acerca y me doy cuenta de lo afortunado que soy y la vibra tan chingona que recibo de tanta gente aún sin conocer a muchos, y sin ninguna razón para merecerlo. 

He vivido los 3 dias mas chingones de mi vida, y los he cerrado con broche de oro, rodeado de la gente que mas amo y con un nivel de autorealización para el que no existen palabras con el que lo pueda describir. 

Mike

#VidaUltra

Sin ellos no soy nada.

Despúes de mucho ajetreo desde el previo a la llegada y hasta este momento, antes del amanecer por fin vamos rumbo al parque Los Jales, donde se lleva a cabo la etapa de la natación. Este año soy tan afortunado de llevar una porra gigantesca que ni siquiera quepo en la camioneta y tengo que irme pedaleando un par de kilómetros para llegar, los cuales me sirven para comenzar a mentalizarme, calmar los nervios y decidirme a disfrutar lo que está por comenzar.

Llegamos a la zona de transición y en menos de 2 minutos todo está listo, siento que algo estoy haciendo mal, que algo estoy olvidando, no puede ser que todo esté ya listo tan fácil. Pienso, reviso y vuelvo a revisar, efectivamente todo está en órden, así que dejo la bicicleta, y comienzo a ponerme el wetsuit, nuevamente en 2 min estoy listo, enfundado como chorizo y sin ningún pendiente mas que iniciar la carrera. Lo malo es que falta mas de media hora para que esto pase y eso es demasiado tiempo para pensar…

IMG-20181026-WA0040
Muriendo de miedo antes de comenzar

Creo que por primera vez en la vida me empiezo a poner nervioso antes de la carrera, trato de distraerme platicando con quien puedo, foto por aquí y por allá, bromeando con los conocidos, despidiéndome de Anahi y mi hermana, y creo que si llegué a decirles que no sabía que me pasaba, pero que me estaba cagando de miedo. No había ninguna razón ni es algo normal en mi, pero creo que en el fondo sé que en esta ocasión no voy preparado como debería y sabiendo que todo puede pasar y que de cualquier manera me va a doler probablemente sea mi inconsciente y mi cuerpo pidiéndome detener la masacre antes de comenzar.

Por fin nos llaman a la linea de arranque, 3 MINUTOS! Grita Van por el altavoz y ahora me estaba orinando del miedo, pero decido aguantar ya que eso me iba a ayudar a calentarme en cuanto entrara al agua. Bromeo con todos los atletas que estamos en la linea de arranque si hacemos un acuerdo de dejarlo en un 70.3, todos están de acuerdo, creo que a final de cuentas no era el único nervioso.

¡1 MINUTO! (grita Van) y creo que grito por dentro, pero bueno, ya estoy ahi y tengo 10 largos kilómetros nadando por delante para calmarme y encontrar la paz. Dejo que todas las emociones que existen tomen mi cuerpo y acepto que se viene una chinga sabrosa así que me resigno, respiro profundo y mientras trato de encontrar un pensamiento positivo que me calme de pronto suena la alarma que indica el arranque y mas bien me encuentro en cuestión de segundos dando un clavado al agúa helada que en mi cara se siente como una cachetada y me despierta de golpe, ahi estaba lo que necesitaba, ese fué el instante que dio comienzo al Ultra para mi.

IMG-20181026-WA0100
Ya son 5 Ultras con este super crew!

No sé porqué pero siempre, por alguna extraña razón termino arrancando al frente de todos, en esta ocasión estaba decidido en entrar último al agua para no tener noción de cuantos me pasaban, quería nadar tranquilo y sin presiones, sin embargo, otra vez, no se cómo terminé al frente siendo de los primeros en entrar y me sentía como un pobre charal nadando entre salmones gigantes que me pasaban a toda velocidad,  pensaba cómo chingados iba a lograr sobrevivir esta vez la natación. Definitivamente mi cabeza estaba donde no debía.

IMG-20181026-WA0109
Coffee time

Creo que unos 5 minutos después comenzó a calmarse todo y pude agarrar ritmo, se calmó el frio y pude sacar mi primer reserva de agua caliente que llevaba en la vejiga, se sintió de maravilla y me ayudó a terminar de calmar la mente. Para este momento los nadadores mas rápidos comenzaban a alejarse de mi y cada que volteaba a ver la boya hacia adelante podia notar como me iba quedando, todavía habia muchos otros a mis costados por lo que al menos las primeras vueltas iba a ir acompañado.

Terminé la 3er vuelta y salí a comer por primera vez, afortunadamente me esperaba un buen tarro con café caliente ya que aunque aun me sentía bien y sin problemas de frio, sabía que entre mas tiempo y mejor ayudara a mantener mi temperatura corporal, mejor rendiría, además como en esta ocasión la ruta había aumentado 1 vuelta mas, aunque fuera corta, implicaba tener que mantener un mejor ritmo y administración de la energía. Todo fué muy bien hasta la vuelta 10, que fué la última en que salí, en esa última salida la temperatura de mi cuerpo ya comenzaba a bajar, así que sabía que tenía que apretar para lograr terminar lo antes posible, vuelta 11 sin problema, vuelta 12, ya comenzaba a sentirme cansado y frio, última vuelta, no sé si por factor psicológico o real, comencé a sentir frio y mucha desesperación por salir, así que traté de nadar lo mas rápido posible para salir de ahí, en el camino de regreso puder ver que todavía había varios más nadando, lo cual me hizo sentir un poco mejor que a pesar de todo, no iba a ser el último.

Por fin terminé, en el instante todo estaba perfecto, pero fué cuestión de que me quitara el wetsuit y comencé a sentir mucho frio, Anahi tuvo que ayudarme para poder cambiarme lo mas rápido posible, a final de cuentas lo que mas quería ya era subirme a la bici y salir a recuperar lo mas que pudiera de tiempo durante la sección de ciclismo que venía.

Me subo a la bici, comienzo a pedalear y me doy cuenta que a pesar de la temblorina me siento bien, asi que arranco a tope tratando de subir mi ritmo cardiaco lo más que se pueda para avisarle a mi cuerpo que le toca una chinga de aquellas y que más le vale ponerse a nivel. Salgo del parque lo que viene siendo “a madres”, paso junto a la camioneta de mi crew y les grito que ya nos vamos. Justo cuando voy saliendo del parque veo una ambulancia, jamás me imaginé que era la que estaba atendiendo a César que tuvo problemas terminando la natación, simplemente paso de lado y salgo del parque donde me esperaba una motocicleta para guiarme, aprovecho este primer par de kilometros para acomodarme en la bici, soltar las piernas y verificar que la computadora  de la bici estuviera en midiendo todo correctamente, justo en este momento me doy cuenta que no detuve el monitor al terminar la natacion y pues ahora tendré un regristro inexacto, da igual, de por si hace mucho que dejé de prestarle atención a estos detalles.

Me encuentro ya en la carretera que me llevará a Zacatecas y me siento de maravilla, sé que me estoy arriesgando y puedo “quemarme”, aunque no me importa mucho el tiempo final, tampoco quiero consentirme, así que mientras pueda trataré de ir al mayor ritmo posible.

Antes de subirme a la bici noté que Alex Rangel quien quedó en 3er lugar en la 1er edicion del UltraMX515 se encontraba a solo un par de minutos de salir detrás de mi, me imagino que tuvo un mal dia en la natación pero que apenas se suba a la bici vendrá a una velocidad de motocicleta, por lo que mi primer parámetro y mi primer motivación para mantener el mejor ritmo posible es tratar de sacar la mayor distancia antes de que me alcance. Desafortunadamente este parámetro no duró mucho, creo que todavía no llegaba ni al km 20 y me pasó cual “poste”, ni hablar, no sabía ni en que posición estaba ni quien estaba delante o detrás de mi, asi que lo único que quería era llegar lo mas pronto posible a Vetagrande y comenzar a subir la bufa, ya que ahí es el único lugar donde te puedes dar una idea del lugar en el que vas y que tanto te van sacando los punteros. Un año atrás, recuerdo que yo llevaba apenas 1km de subida cuando los primeros lugares iban de bajada, asi que si lograba replicar ese mismo escenario querrá decir que no voy tan mal.

Me encuentro cerca de la desviación que me llevaría a esta zona de vetagrande cuando de repente veo que justo está pasando el tren, y el cruzar las vias es parte de la ruta, me enoja no saber cuanto tiempo tendré que esperar, además de que tengo que ir esquivando el tráfico que se formó en la autopista por esta situación, de pronto escucho una patrulla que me comienza  a llamar, es la policia Federal que viene en mi ayuda y me comienza a abrir paso entre el tráfico, me hace un paro enorme ya que a pesar de que iba en bicicleta había algunos carros y camiones que me cerraban el paso intencionalmente, como si les diera coraje que yo pudiera pasar y ellos no, justo la patrulla me lleva hasta las vias del tren y logramos llegar justo cuando acaba de pasar el último vagón, perfecto!

IMG-20181026-WA0084
Comienza la subida

En unos minutos ya me encuentro subiendo Vetagrande, voy totalmente solo asi que espero ver quienes bajan primero, estoy consciente de que por la diferencia de tiempo en la natación realmente no podre ver a los punteros, pero la esperanza muere al último, al primero que veo es a Ramiro, quien el año pasado ganó el 2o dia y es un gran cicilista, asi que me imaginó que el va al menos en las primeras 5 posiciones, ya con esto me doy una idea de lo que me falta y pues no me queda mas que apretar tratando de subir lo mejor posible.

Bajo un piñón, aprieto el paso y comienzo a pedalear lo mejor que puedo. Voy subiendo sin problema, las piernas me reclaman pero estoy decidido a no aflojar. Llego al 1er puerto y me siento perfecto, es apenas en este punto donde pasan casi una decena de atletas bajando, quiere decir que estoy a menos de 5 Km de ellos y hay posibilidad de recortar tiempo. Una vez mas aprieto el paso, me paro en los pedales y trato de subir lo que falta lo mas pronto posible, por fin llego a la Bufa y mientras yo subo al retorno le pido a mi crew que me preparen algo de comida para poder parar un par de minutos antes de bajar, justo estoy dando una mordida a mi sandwich cuando veo que otros atletas me comienzan a alcanzar, entre ellos mi amigo el Roro con quien traía un duelo personal, asi que me meto el sandwich completo y de 2 tragos me lo paso casi sin masticar, la carrera acababa de comenzar.

Comienzo a bajar sin tocar los frenos, trato de ir lo mas rápido que puedo sin arriesgar demasiado el salir volando en una curva, cada recta la aprovecho en las aerobarras y pedealeando a tope, es la primera vez que puedo probar el usar un lenticular en esas condiciones y voy extasiado con lo estable que me siento, eso sin contar con la ligereza de manejo que tiene esta bicicleta, llego de regreso a la autopista y volteo hacia arriba tratando de darme una idea de si alguien se acercaba, pero al parecer no, asi que me enfoco en lo que viene y pedaleo a tope tratando de hacer que el regreso sea lo mas ágil posible. Cuando menos me doy cuenta ya estoy de vuelta en la autopista que me llevaría a fresnillo y menos de 30Km me separan de la meta, me siento increíble, volteo y no logro ver a nadie que venga detrás de mi, me imagino ya en la meta bromeando con el Roro sobre como logré ganarle, al menos en el dia 1.

Estoy ya entrando a Fresnillo, contento, entero y disfrutando el momento, voy platicando con el oficial de la moto que me va guiando a la meta, recibo felicitaciones de su parte y me cuenta que el esperaba que sus hijos vinieran a ver a dia siguiente a los atletas porque no logra que hagan ejercicio, en serio, estos pequeños instantes son los que me hacen el dia y hacen que todas estas horas de cansancio valgan la pena. Me despido de el mientras me desvío a la meta, a lo lejos logro escuchar que ya esperan mi llegada y me emociono. ¡Lo logré! Dia 1 a la bolsa, con una natación que me pareció eterna y nervios que parecían que me harían desertar en algún momento, ya no existían mas, estaba cruzando la meta.

IMG-20181026-WA0008
¡Lo logramos!

Viene mi hija y me emociona muchísimo verla y sobre todo la manera en la que me mira, yo sé que ella aún no entiende y hasta hoy para ella yo gané, esa es mi mayor motivación como papá. Creo que esperaba este momento de poder verla en la meta desde hace años, y para mi suerte en esta ocasión toca por partida doble ya que ahora son mis dos chamacos los que me reciben.

Risas, bromas y fotos con todo mi crew, gracias a ellos se tuvo este primer logro, sabemos que vienen los dias mas difíciles pero en este momento estamos contentos y lo disfrutamos.

Pasamos a la zona de recuperación, saludo a muchos otros atletas que llegaron antes de mi, incluso tengo el honor de firmar playeras de varios niños, nuevamente, estos momentos son los que me nutren el alma.

IMG-20181026-WA0095
Disfrutando los pequeños logros

Pasan los minutos y comienzan a llegar varios atletas, pero ninguno es Roro, se me hace raro ya que estaba solo unos minutos detrás de mi. Desafortunadamente llega el momento en el que tenemos que volver al hotel y sigue sin llegar, me imagino que ponchó y perdió tiempo, asi que me voy esperando hablar con el mas tarde. Un par de horas despues veo la tabla de resultados y veo que si logró llegar, bastante tiempo después pero a tiempo, todo está ok, sigue el duelo de titanes.

Fué hasta la mañana siguiente donde en un chat el Roro me comenta que bajando de la bufa, chocó con un carro de frente que venía en sentido contrario, afortunadamente alcazó a medio frenar y esquivar ligeramente el carro, por lo cual el resultado no fué catastrófico, pero si lo suficientemente fuerte para destrozar la bici y causarle algunas heridas y raspones, pero como buen guerrero con una 2a bici y a pesar de las heridas, emprendió el regreso y logró salvar el dia.  Roro, si lees esto, tienes todo mi respeto, son este tipo de actitudes guerreras las que hacen que hacen que estos eventos estén llenos de historias de vida únicas.

Ahora toca enfrentar un día bastante complicado, en el que nada está escrito y todo puede pasar, los nervios del dia anterior comienzan a convertirse en determinación, sé que sin importar lo bien preparado que uno venga, para todos, este es un dia que incluye mucho dolor y olas de emociones encontradas a lo largo del dia. Me mentalizo para iniciar con la mejor actitud, y disfrutar el dia pase lo que pase.

Dia 2…

 

 

 

 

 

 

3er año de UltraMX515.

Nuevas experiencias, nuevas sensaciones y nuevos logros.

Los recuerdos apenas están tomando su lugar, fueron días muy intensos con muchas emociones que es difícil catalogar, quisiera poder transmitir cada minuto de la competencia, pero aún es imposible ubicarlos en el momento exacto.

Fue un viaje que comenzó mucho mas ajetreado de lo normal, ya que en lugar de ir simplemente a competir como cualquier atleta, en esta ocasión se convirtió en una operación logística mas complicada por el simple hecho de llevar a mis hijos y todo el cargamento que esta operación implica, los que tienen y han viajado con hijos pequeños entenderán. Además de venir de una semana muy ajetreada y que se mantendría igual los dias previos a la competencia por cuestiones de trabajo pendiente y de actividades extra que tenía que atender en Fresnillo. En pocas palabras, los 3 dias de competencia iban a ser la parte “sencilla” del viaje.

IMG-20181026-WA0034
El super crew, único e irremplazable.

Un dia antes de la carrera llegaron mis hermanos y mi cuñado, quienes serían mi crew durante el Ultra, mientras que Anahi y mis hijos serían quienes me recibirían en las 3 metas, lo cual me motivaba a dar lo mejor de mi para hacerlos esperar lo menos posible, así como poder pasar un poco de tiempo con ellos entre un dia y otro.

IMG-20181024-WA0059Asistimos a la junta previa en la que pudimos revisar los ligeros cambios que hubo a la ruta, así como conocer mejor a todos los atletas que participarían y ver un par de conferencias de Rafa Jaime y Valenti que participarían en la carrera. Me daba mucho gusto el ver lo que este evento ha crecido en tan solo 3 años y ver tantas y tantas caras conocidas y muchos Ultrahermanos que han nacido de esta Ohana e incluso de otras, algunos venían para competir nuevamente y otros como crews de algún atleta nuevo en la distancia.

20181025_180312

La bici, el equipo y todo estaba listo. Una tarde antes de arrancar pude recorrer un par de kilómetros en la ciudad para asegurar que todo estaba en orden con la bici, e incluso pude ir a Los Jales, el parque donde se realiza la etapa de natación, donde encontré a Judith, Van y varios voluntarios locales que estaban realizando los últimos ajustes para el arranque de la mañana siguiente.

20181025_181759
El avión listo para volar

20181101_214130
Motivación a tope con esta obra de arte hecha por Anahi

Por la noche, tuve una pequeña reunión con el crew, planeando la logística, responsabilidades y alimentación de los siguientes días, siendo la 5a vez que estamos en una competencia de este tipo, todo fue relativamente fácil y rápido. Llegó el momento de tratar de dormir lo mejor que los nervios y la anticipación lo permitieran. Afortunadamente este primer arranque sería hasta las 8 de la mañana, por lo que tendríamos un poco mas de oportunidad para conciliar el sueño y no tener que madrugar.

Dia 1…

 

Mike