¿A quién temes decepcionar?

Después de varios años de estar escribiendo en esta página, de compartir mi vida en redes sociales y de ser una persona con la que fácilmente puedes encontrarte en competencias o en lugares de entrenamiento, he tenido la fortuna de recibir una gran cantidad de comentarios de personas que algunas veces sé quienes son, pero muchas otras yo no los conozco pero ellos si a mi.

Un tipo de comentario o preguntas que recibo regularmente tienen que ver con el tipo de competencias en las que suelo estar metido y las ganas que mucha gente tiene de hacer, pero les “tiene miedo”. Y han sido varias ocasiones las que he notado que el miedo que tienen no es precisamente a enfrentarse a la competencia o a fallar, sino a lo que los demás puedan decir de ellos si no lo logran; y, con todo respeto, no chinguen!

Perdóname si te queda el saco, pero es que realmente se me hace algo totalmente estúpido quedarte con las ganas de hacer algo y no atreverte ni siquiera intentarlo por miedo, y mas aún, por miedo a lo que alguien más pueda pensar de ti si fallas. Entiendo que la vida de cualquiera que tenga una vida económica y socialmente activa es hasta cierto punto pública y en la actualidad pasar desapercibido requiere un mayor esfuerzo que ser ignorado, pero es increíble que esto se ha convertido en un factor para que la gente deje de atreverse, deje de arriesgarse a vivir solo por lo que alguien más, muchas veces desconocido pueda pensar de ti.

Si estás en esa situación te tengo una gran noticia, quizás te suene cruel pero es la verdad, a nadie le importa lo que te pase. Si no es tu familia o amigos cercanos veo realmente difícil que a alguien más le importe si no te sale a la primera y tienes que intentarlo una o más veces. Si tienes éxito es muy seguro que mucha gente nueva llegue a tu vida motivada por tus acciones, gente que ganará confianza para correr el mismo riesgo que tu has demostrado poder vencer, pero si fallas, lo mas seguro es que no pase nada. Quizás si haya un par de “haters” que molesten un rato, pero dime, ¿en serio tienes miedo a lo que un cobarde diga de ti? ¿Una persona cualquiera en el anonimato escondida detrás de un teclado te influye? No deberías, en serio, lo más seguro es que en algún momento encontrarán un nuevo objetivo y se irán.

¿Entonces que te detiene? Si quieres hacerlo, HAZLO!

Sé lo aterrador que puede sonar, vivimos una época en la que todo mundo es experto en todo y es muy fácil emitir juicios, hay una buena cantidad de personas que creen que sus años de experiencia o lo que leyeron en un reportaje de dudosa procedencia les dan la autoridad para opinar sobre lo que otros hacen o dejan de hacer, pero en serio, no pasa nada.

Si es la primera vez o tiene poco tiempo que llegaste a este blog, te digo que ya he pasado por ese proceso de fracasar y en realidad siempre es mucho mas grave en mi cabeza que fuera de ella, llega un momento en el que aprendes que si buscas crecer como persona, el fallar es rutinario y vas aprendiendo a que afecte menos, y a superarlo mas rápido para seguir arriesgando, fallando, triunfando, aprendiendo y repitiendo una y otra vez.

Si quieres enfrentarte a algo nuevo, lo que sea, prepárate bien, mentalízate y aunque no tengas ni la mas remota idea de como lo vas a hacer, nunca, pero nunca dejes que tu cabeza se vaya por otro lado. Enfócate en tu objetivo y las cosas se van a acomodar.

Y si fallas y realmente deseas cumplir ese objetivo, vuelve a comenzar, ten la certeza que al siguiente intento lo vas a lograr, recuerda que el fracaso no es un acto, es un estado mental.

¡Atrévete!

#VidaUltra

Ya pasaron 3 semanas de que se cruzó esa meta, la reseña está lista y aún estoy preparando el video, pero a final de cuentas la carrera ya terminó y es hora de enfocar la mente en lo que sigue… ¿Y que sigue?

Si bien uno de los efectos después de una competencia tan demandante y que te lleva al límite como un Ultra es entrar en un periodo de “depresión”, es totalmente válido y necesario el tomar un periodo de descanso físico y mental para terminar de asimilar la vivencia y realmente darnos el gusto de disfrutar el logro, pero es importante controlar que ese descanso no se convierta en un abandono de uno mismo.

Una persona que se enfrenta a este tipo de retos es muy probablemente alguien con una personalidad tipo A, por lo que el sentido de urgencia y el inminente deseo inmediato de pensar “que sigue?” es inevitable y es justo eso lo que lo lleva a buscar cada vez más, en pocas palabras tendemos a ser personas con un comportamiento adictivo y no es para menos con las altas dosis de adrenalina y endorfinas que nos ganamos después de una severa chinga como un Ultra.

Llevas meses entrenando, rascándole minutos al dia para poder cumplir con tu plan, y una vez que lo logras sueles tener tanto tiempo libre que no sabes ni que hacer con él, y es en este periodo donde tu mente comienza a divagar y puede surgir la famosa depresión post competencia, la cuál, si no es sustituida por un nuevo reto, sin importar el tiempo que tome cumplirlo, te puede llevar al lado obscuro, que es justo el estilo de vida opuesto al que viviste durante meses, ahora te puedes convertir en una persona adicta a los malos hábitos, mala alimentación y sedentarismo extremo.

Suena dramático, pero si vives en este mundo del deporte y te pones a pensar, seguramente hay alguien que conoces que dio este radical cambio en su vida, y después de alguna competencia exigente como un ultramaratón o un ironman se tomaron un periodo de descanso que lleva años y no parece tener fin. Bicicletas llenas de polvo u oxidadas, pantalones de tallas cada vez mas grandes y una continua promesa de que iniciando el próximo mes “regresa” a entrenar son características comunes en atletas con este problema.

Afortunádamente, al dia de hoy, este no es mi caso, todo lo contrario, como lo dije en un post anterior, mi “carrera” de atleta es un plan a largo plazo que apenas comienza, todo lo que he hecho forma parte de una base de preparación para retos mas agresivos que quisiera completar en unos años. Soy consciente de que en ésta época de mi vida, siendo emprendedor con un negocio que me requiere de tiempo completo, una familia con hijos pequeños que requieren mi atencion y un comportamiento obsesivo de participar en todos los proyectos que me son posibles, el tiempo que me queda para ser atleta es únicamente el suficiente para permanecer siendo un entusiasta aprendiz de la resistencia.

Por lo pronto, para 2019 ya tengo un objetivo definido, inscrito ya estoy y le traigo tantas ganas que ni siquiera tuve un periodo de descanso total, quizás me tome unos dias en este fin de año, pero la idea es mantenerme activo para seguir con el “vuelito” que traigo y que sea mas fácil comenzar el entrenamiento para el reto tan demandante que me espera y del que prónto les hablaré.

Me tomó varios años y varios ultras el llevar mi cuerpo y mi mente a este punto en el que realmente disfruto cada instante de algo que en un inicio parecía demandante y es por eso que ahora me siento con la confianza de subir el nivel sin temor de perder el gusto o dañar a mi cuerpo. Lo cuál siempre será mi recomendación #1 como entrenador, haz las cosas por gusto, se trata de disfrutarlo, ten paciencia y aprende de ti mismo.

¿Y tú has vivido alguna depresión post competencia?

#VIDAULTRA

Mike

Yo sé que esperan la 3a y última parte del resumen del UltraMX de este año, pero este fué un dia tan especial para mi que me estoy tomando el tiempo de transmitir correctamente todas estas sensaciones y como saben, lo bueno tarda un poco mas.

Sin embargo, quiero aprovechar este tiempo en el que mi cabeza logra ordenarse para contestar lo que un par de personas me han preguntado en redes sobre el significado de Vida Ultra, el lema y estilo de vida que he adoptado y que a la vez es una filosofía que me ayuda a mantenerme en acción cada segundo que estoy despierto.

Como lo he explicado en algunos videos que he hecho, Vida Ultra es una actitud de esfuerzo y determinación constante, un compromiso propio que cualquiera puede adoptar, cualquier persona que está dispuesta a enfrentar los sacrificios y vivir una vida totalmente dedicada a actuar para conseguir sus objetivos.

Ultra puede ser cualquiera que va mas allá del esfuerzo que entra dentro de lo común, alguien que no tiene que esperar a que alguien mas lo vea y que sin tener que rendir cuentas, cumple y sobrepasa sus propios compromisos y expectativas por el simple deseo de hacer lo correcto en todo momento y con una máxima calidad moral y una actitud inquebrantable.

Una Vida Ultra va mas allá del deporte y las pruebas extremas, porque tan Ultra es un atleta,  como lo ese ese padre que cría y está presente en la vida de sus hijos aunque tenga que dividirse en 10 para lograrlo, Ultra es el universitario que sacrifica fiestas y reuniones con el afán de desarrollar su propio negocio aunque eso signifique pasar muchas noches trabajando, encerrado en una habitación, Ultra puedes ser tú que aunque pasas la mayor parte de tu vida dentro de una oficina, todos los dias y sin importar la hora dedicas tiempo al ejercicio y cuidar su salud.

Eres Ultra cuando sin importar la edad te atreves a probar cosas diferentes y sirves de inspiración a desconocidos por el simple hecho de no quedarte con las ganas. Una Vida Ultra es eso, una vida dedicada a dar más, mucho más de lo que puedes dar, sabes que tu vida es breve y cada segundo cuenta. Y estás dispuesto a seguir avanzando, seguir construyendo, seguir soportando los golpes y las caídas, cuando tienes un sueño tan grande que solo tu entiendes y nada ni nadie puede convencerte de abandonarlo.

Si eres así, terco, tenáz e inquebrantable, sufres del mismo mal que yo y puedes decirle al mundo con orgullo que vives un vida diferente, vives una #VidaUltra

Mike

 

20161226_190838El fin de año ya está aquí y con esto, inevitablemente, comienza la recapitulación de todas las experiencias vividas y la preparación de lo que viene, mejor dicho, en palabras triatletas para que nos entendamos, estamos en plena pretemporada física y psicológica.

Para muchos se puede decir que fué un año “estable”, donde las cosas siguieron el curso natural que llevaban y con una respuesta acorde a su preparación y expectativas, para otros termina un año en el que se enfrentaron diferentes dificultades, puede ser que no se lograron los objetivos deseados, quizás hubo que enfrentar alguna lesión o en otros casos mas drásticos algún fracaso deportivo o personal de algo que ansiábamos con todas las ganas, y para los mas afortunados termina un año magnífico, donde todo resultado superó las expectativas y se tiene un dulce sabor de boca y quizás el ego un poco inflado.

No importa cual sea el ciclo que estén cerrando, pero ese tema es clave, hay que cerrarlo.

Me atrevo a generalizar, pero creo que cuando nos encontramos en el punto medio, donde nada en nuestra vida es catastrófico ni extraordinario es donde es mas fácil mantenerse, ya que se está en una posición cómoda y preferimos “no moverle”, no vaya a ser que en lugar de mejorar ahora vayamos en reversa y pues sale peor la cosa. Pero en cualquiera de los 2 extremos es donde las expectativas están todo el dia en nuestra mente y la emoción de lo que viene ahora es totalmente errática.

Si nos fué muy bien es posible que estemos pensando en mas, nuevos retos, nuevos niveles que alcanzar y seguir alimentando el ego que no deja de pedir, y si nos fué mal se tendrán muchas razones para ya estar contando los dias para cerrar el año y empezar de cero con la expectativa de que ahora la situación vaya a nuestro favor.

Todos hemos estado en todas estas situaciones, simple y sencillamente porque así son los ciclos, así es la vida, asi lo es todo. Y a lo que quiero llegar es que debemos de darnos ese tiempo para analizar lo que no nos gustó y visualizar lo que queremos, es simple, pero hay que hacerlo.

Disfruta lo que hayas logrado, reconoce en lo que la hayas cagado y mentalízate para hacerlo mejor la próxima vez.

Mike

 

“Mas vale prevenir”

Es un dicho que todos hemos escuchado infinidad de veces, es algo tan popular que a veces lo decimos de manera automática sin entender lo que hay en el fondo, y solo entendimos su importancia, cuando no le hicimos caso.

Se acercan varias competencias y así como es importante el entrenamiento también lo son otros factores como la nutrición, hidratación y muy especialmente la revisión periódica de nuestra querida bicicleta.

Muchos saben que en mi primer Ironman, el que mejor he preparado (hasta ahora), tuve una experiencia que no le deseo a nadie, y es que en el Km. 40 de la etapa de ciclismo se me rompió la bici, si, la bici. Por una extraña razón que no logro entender y que siempre permanecerá incógnita, la famosa “pata” del desviador se rompió, para después este atorarse en la rueda, girar dentro de la misma, atorarse en la tijera trasera y romper una de las vainas de mi nueva y reluciente bici de carbón para la que tanto ahorré. Casi de milagro logré continuar con una bici sin cambios y rota, con el temor de partirme toda la cara en cada bajada, con dolor y cansancio logré terminar, pero me quedó una lección para toda la vida.

Hay que dar mantenimiento a la bici y revisarla a detalle antes de cada competencia y entrenamiento.

En el medio en el que estoy escucho historias muy frecuentes de accidentes, o de eventos inconclusos, y el común denominador es la falta de atención a la bici. Es real, puede ser desde un rodamiento mal lubricado que dificulte tu pedaleo, un cable oxidado que te deje sin cambios o peor aún sin algún freno.

Ajustando mi bici favorita
Ajustando mi bici favorita

Pocos somos tan fanáticos de esto que le metemos mano a nuestra bici, pero siempre habrá un mecánico que te pueda ayudar. Lo importante es elegir uno con el que tengas la confianza de que realmente le está dando un buen servicio a tu bici.

Como buen ingeniero mecánico tengo esa pasión, y siento una responsabilidad en transmitir esa conciencia, para muchos nuestra bici es una gran inversión y pasamos muchas horas sobre ellas arriesgando nuestra vida en cada pedaleada, a veces no entiendo como hay gente que prefiere tener que cambiar componentes rotos o tener un accidente por “ahorrar” en un buen mantenimiento.

Así que si realmente te importa tu bici y tu seguridad, dale el mantenimiento que se merece. Si no sabes a donde llevar a tu amiga de 2 ruedas, te esperamos en Xpert bike para que veas el cariño con el que la tratamos y sientas la diferencia de rodar con plena seguridad.

Mike